División en Ciudadanos sobre el estado de alarma

Mientras Zafra se desmarca de Ayuso y se opone a su levantamiento, Villacís asegura que «no es necesario, si hay buena fe»

El estado de alarma impuesto por el Gobierno central que tanto escuece al Gobierno de Díaz Ayuso no parece que le provoque tanta quemazón a su socio de Gobierno. De hecho, ayer pareció desmarcarse de la negativa de la presidenta a que se mantuviera la situación con el argumento de que, aunque en Madrid han bajado los casos «hacen falta restricciones, Madrid no va bien. No estamos, ni de cerca, en los límites en los que deberíamos estar», dijo el portavoz de la formación naranja en la Asamblea de Madrid, César Zafra.

Es más, se mostró contrario al levantamiento del estado de alarma porque, «no tendríamos ninguna medida de restricción, no se puede pasar de cero a cien, dejemos de hacer política de plató de televisión», declaró en la rueda de prensa tras la Junta de Portavoces celebrada en la Asamblea.

A su juicio, lo que procede ahora, si queremos levantar el estado de alarma es «rehacer la orden ministerial que dijo el TSJM, porque está funcionando en otras comunidades autónomas y, si no se hace, deberíamos señalar porqué. Todo lo demás son irresponsabilidades que vamos a seguir escuchando para captar voto y seguir polarizando a la gente».

Zafra cree que antes de levantar el estado de alarma se deberían pactar otras medidas con el Gobierno central porque, a su juicio, «no podemos seguir con el baile político, es necesario ponerse de acuerdo y tener unas medidas claras». Aunque también defendió unos criterios homogéneos para todas las comunidades autónomas.

Quien se mostró discrepante con el estado de Alarma ordenado por el Gobierno central fue la vicealcaldesa de Madrid Begoña Villacís, pese a pertenecer al mismo partido que Zafra.

Lo señaló incluso la presidenta de la Comunidad de Madrid en la rueda de prensa conjunta con el alcalde de Madrid. «Villacís está con nosotros a la hora de solicitar la suspensión», dijo para aclarar que no todos los miembros de la formación naranja tienen la misma opinión sobre el asunto en cuestión. Y es que la vicealcaldesa ya había alertado sobre las consecuencias negativas de la medida sobre el turismo y las inversiones en la capital tras un encuentro con los hosteleros. «No es necesario el estado de alarma, si las administraciones son capaces de sentarse de buena fe, al igual que tampoco es sano que la mitad de la población piense que las medidas son buenas y que la otra mitad sean malas (...) El estado de alarma no es necesario si hubiese habido más sinceridad en las negociaciones. Sobra mucha política y falta ciencia y la ciudadanía espera que los políticos asumamos nuestro papel», informa Ep.

Por eso apuntó que se estaba trabajando para evitar el estado de alarma. «Queremos hacer las cosas bien», sentenció.