Sin suficiente Policía para vigilar un toque de queda en Madrid

Solo 820 agentes velan por la seguridad en la noche madrileña

Imagen de un control de Policía en la Avenida de los Poblados de Madrid, informando de las nuevas restricciones de movilidad
Imagen de un control de Policía en la Avenida de los Poblados de Madrid, informando de las nuevas restricciones de movilidadJesus G. FeriaLa Razón

Robos con fuerza, peleas, alcoholemias al volante y violencia de género son las incidencias habituales que se encuentra la Policía Municipal cuando cae la noche. Ahora, el trabajo podría duplicarse si hay que hacer controles exhaustivos entre las 00:00 horas y las 6:00 de la madrugada para evitar botellones y fiestas. Pero la Policía Local ya lo ha advertido: «Está muy bien que se anuncien estas medidas pero, ¿quién hace este trabajo? No hay suficientes efectivos de Policía Local para llevarlo a cabo ni eliminando todas las libranzas y vacaciones al turno de noche, donde la plantilla es escasa», explica Víctor Martínez, responsable de Administración Local de Csif Madrid. Y es que la ciudad de Madrid cuenta con un total 5.400 agentes locales en activo, de los 7.000 que debería haber, según los sindicatos, y sólo 820 trabajan en el turno de noche, con lo que, si aumenta el trabajo, «difícilmente podrían abarcarlo», aseguran.

«Está muy bien que se dispongan medidas pero, o se hace algo, o al final, puede que se quede en un brindis al sol», añade el responsable de Csif.

La existencia de plantillas mermadas no es solo una cuestión de Madrid capital, también de los grandes municipios de la Comunidad después del freno que ha habido en la contratación con las limitaciones que ha habido a nivel nacional con la tasa de reposición de funcionarios. Las que se han producido, han sido a cuentagotas, según comentan.

Los agentes se lamentan de que la gente no está totalmente concienciada de la situación de emergencia sanitaria por la que atravesamos y es habitual encontrar a personas fumando y bebiendo sin mascarilla en los parques o en los bancos de la calle sin respetar distancias o formando grupos de más de seis personas. Por no hablar ya de los que van cargados con bolsas subiendo a altas horas de la noche a domicilios y que induce a pensar que no van precisamente a dormir. ¿Cómo controlarlo si no hay suficientes agentes? se preguntan.

«Estamos de acuerdo con cualquier medida que se pueda poner en marcha y que sirva para mejorar la salud pública de los madrileños, pero un aumento de los controles requiere de unos operativos de Policía Municipal con los que no contamos actualmente», asegura Víctor Martínez. Los agentes temen volver a estar desbordados, como ocurrió con la primera oleada de la pandemia, en que se suspendieron vacaciones y libranzas de todos los efectivos.