Resistencia al grito de «¡Sin hostelería no hay alegría»

Propietarios y trabajadores de bares y restaurantes de Móstoles han protagonizado una concentración para protestar por las crecientes restricciones a su actividad

Hosteleros de Móstoles protestan frente al Ayuntamiento cumpliendo con las normas de seguridad.
Hosteleros de Móstoles protestan frente al Ayuntamiento cumpliendo con las normas de seguridad.Asociación La Buena Hostelería Móstoles

Hoy ha sido día de Pleno en el Ayuntamiento de Móstoles y uno de los sectores más afectados por la crisis económica que está acarreando la Covid-19 ha aprovechado la ocasión para hacerse oír. Así lo anunciaron a través de un vídeo publicado en redes sociales los propietarios y trabajadores de bares y restaurantes del municipio, que han protagonizado una concentración hoy, jueves 22 de octubre, a las 18:00 horas en la Plaza del Ayuntamiento. La organización detrás de esta iniciativa es la Asociación La Buena Hostelería de Móstoles (BUHO) y el lema elegido para encabezar esta protesta es el de «¡Sin hostelería no hay alegría!».

Con el decreto de estado de alarma en la Comunidad de Madrid, Móstoles, como uno de los municipios afectados por los confinamientos perimetrales, tuvo que establecer una serie de medidas con las que endurecer las restricciones, entre ellas, las que se refieren a la actividad hostelera. Así, bares y restaurantes vuelven a tener un aforo máximo del 50% tanto en el interior como en el exterior, el número máximo de personas por mesa se ha reducido a seis, el consumo en la barra vuelve a estar suspendido y, lo que más afecta a los hosteleros según sus reclamaciones, no pueden admitirse clientes a partir de las 22:00 y el cierre es obligatorio una hora después.

Temiendo que un posible empeoramiento de la situación epidemiológica impulse decisiones aún más duras para su actividad y sin perder de vista los últimos movimientos hechos en este sentido en otros puntos del territorio nacional como es Barcelona, la autodenominada «resistencia hostelera» de Móstoles ha protestado esta tarde frente al edificio en el que estaban reunidos en Pleno los representantes políticos de los distintos partidos.

Los convocantes de esta concentración dicen sentirse señalados por las autoridades como los causantes de la propagación del virus, lo que lamentan estar pagando con el futuro de sus negocios, que ven abocados a la ruina. «Esto no es una manifestación, es una concentración para que se den cuenta de que no somos ni culpables ni verdugos; que detrás de cada barra hay muchas familias, que no podemos con más situaciones de desamparo e injusticias por pertenecer a este gremio», declara a través de su cuenta personal de Facebook uno de los asistentes a la protesta.

Además de los propietarios y empleados de los locales dedicados a la hostelería en la ciudad, se han unido los clientes y convecinos de Móstoles a quienes, en opinión del gremio, también afectan las medidas restrictivas porque, como justifican en el vídeo de convocatoria y en el lema de su concentración, «¡Sin hostelería no hay alegría!».

El PP solicita más medidas en los colegios

Durante el Pleno, la portavoz del PP en Móstoles, Mirina Cortés, ha planteado al Gobierno local la implantación de un plan municipal de apoyo a los colegios y a las familias para reforzar las medidas de seguridad e higiene en las aulas. Entre las propuestas del partido están: primero, el incremento de la plantilla de conserjes en los centros educativos para mejorar el control de accesos, los flujos de circulación y los recreos; segundo, una línea de ayudas a las familias para la adquisición de material de protección e higiene; y, tercero, la revisión del Plan de Apoyo a los Centros Educativos para adaptarlo a la situación actual y compensar carencias que puedan sufrir los escolares como consecuencia de la pandemia.