«Las empresas que no incorporen criterios ambientales podrían tener problemas para financiarse en el futuro»

Ligado al sector de la ingeniería sostenible desde el inicio de su carrera profesional, Alonso Domínguez Herrera ha abordado proyectos de todo tipo. Actualmente es el CEO de everis Ingeniería, una consultora muy ligada al medioambiente que trata de aportar soluciones tecnológicas innovadoras a los problemas con los que se encuentra la sociedad de hoy en día, fruto de su evolución.

–¿Cuáles son sus principales líneas de actividad?

–Desarrollamos soluciones de ingeniería y consultoría para empresas y administraciones en áreas como el agua, la energía, el medioambiente y el cambio climático, el transporte y la movilidad o el sector agrario. Nuestra actividad tiene una fuerte vocación por la innovación, la sostenibilidad y la eficiencia en el uso de los recursos.

–¿Los recursos naturales han dejado de ser un bien para convertirse en un «partner»?

–Nos encontramos en un punto de profunda transición (climática, tecnológica y económica) que debemos asumir con inteligencia. Nuestra visión es un mundo en el que las empresas e instituciones públicas sean más eficaces, sostenibles y utilicen tecnología avanzada («Internet of Things», Big Data, Inteligencia Artificial...) que les acerque a estos objetivos de sostenibilidad de manera natural, mediante su actividad diaria. Nosotros trabajamos junto a ellas con un enfoque global e integrado para mejorar su gestión de los recursos y proteger el capital ambiental común que tenemos como sociedad.

–¿Las empresas son conscientes de su capital verde?

–La explotación de los bienes y servicios que proporciona el capital natural sostiene el progreso de economías y sociedades. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones no reconocen de forma plena su relación con dicho capital. Este hecho, junto con un modelo de producción y consumo no sostenible y el crecimiento de la población en un planeta finito, supone una gran presión sobre el mundo natural.

–¿Cómo debe gestionarse este capital natural?

–Debemos tener una visión más amplia que la del mero cumplimiento legal; integrar el valor ambiental como un indicador económico en la cuenta de pérdidas y ganancias de las empresas e incorporarlo en la toma de decisiones. Esto significa reconocer que funcionamos en un sistema de mercado que tiene en cuenta la realidad ambiental. Este enfoque es la única vía posible para afrontar la crisis climática y de biodiversidad que vivimos.

–Una mala gestión ambiental aleja a los accionistas...

–Sí, y a otras fuentes de inversión. Las denominadas «finanzas sostenibles», aquellas que conducen al cumplimiento de los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París, la agenda 2030 y la recuperación post Covid-19, son cada día más relevantes. A partir de ahora, los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) de las empresas serán determinantes para poder acceder a mejores condiciones de financiación e incluso para poder acceder a ella. Esto es la muestra de que una buena gestión genera el efecto contrario: la atracción de financiación. Esto surge tras un cambio de paradigma, en el que las entidades financieras han comenzado a identificar que sus inversiones pueden estar en riesgo por los efectos del cambio climático y por cambios legislativos, políticos y de mercado derivados de la transición ecológica.

–¿Ahí es donde entra everis Ingeniería?

–Sí. Nosotros apoyamos a las empresas en la definición de indicadores clave de rendimiento (KPIs) en materia de ESG. Monitoreamos estos parámetros, elaboramos informes de sostenibilidad, gestionamos riesgos climáticos e implementamos soluciones. Asimismo, apoyamos a las entidades financieras para que clasifiquen su portfolio de inversión en «sostenible» o «no sostenible» y definimos con ellas los criterios ESG que deben solicitar a las empresas para que esas inversiones sean clasificadas como sostenibles.

–Cite alguna herramienta tecnológica que ayude a reducir las emisiones.

– Las nuevas tecnologías aportan soluciones eficaces para hacer más eficientes los sistemas de monitoreo, reporte y verificación de emisiones (gracias al llamado «Internet de las cosas») o eliminar el riesgo de doble contabilidad de emisiones (con tecnología «blockchain»). En everis Ingeniería proporcionamos soluciones a empresas y gobiernos para dar cumplimiento a los compromisos del Acuerdo de París y, además, hemos desarrollado una herramienta tecnológica para mejorar el funcionamiento de los mercados de carbono.