Panorámica de Barbastro
Panorámica de Barbastro FOTO: Castillón

“En Barbastro no se persigue ni se ha perseguido”

Transcribimos entera la comparecencia de un protestante español que testifica que en Barbastro no ha existido ni existe persecución religiosa

En la diócesis de Barbastro se profanaron casi el 100 % de las iglesias y ermitas, con una destrucción de las imágenes de más del 85 %. También se destruyeron el 80 % de los archivos parroquiales. Se quería borrar la memoria de la Iglesia Católica por completo. Se había asesinado en abril de 1937 más del 84% de los sacerdotes diocesanos, además del obispo Florentino, decenas de religiosos y cientos de laicos significados. Existe un ejemplo palmario de la mentira y propaganda sobre la persecución religiosa sufrida por la Iglesia Católica en España, que tuvo gran difusión en Francia. Transcribimos entera la comparecencia de un protestante español que testifica que en Barbastro no ha existido ni existe persecución religiosa:

“COMPARECENCIA: En Barbastro a las dieciséis horas del día diez y siete de Abril de mil novecientos treinta y siete, ante los agentes del cuerpo de Investigación y Vigilancia de Caspe (Zaragoza), Melchor Landeta Tutor y Victoriano Poveda Maestre, este último habilitado como secretario para la práctica de esta diligencia, comparece el que dice ser y llamarse JOSÉ GARCÍA NAVARRO, natural de Murcia, con residencia en Barbastro carretera de Huesca, de treinta y un año de edad, casado de profesión maestro nacional, afiliado a la F.E.T.E. hijo de Francisco y Juana, manifiesta que, como protestante y encargado de los cultos evangélicos en esta zona aragonesa, me es muy grato saludar a todos los compañeros cristianos sinceros del mundo entero y manifestarles en conciencia que la guerra cruenta a que nos ha arrastrado el fascismo internacional de batida en nuestro suelo, no ha sido provocada por el proletariado español y sí por aquellas hordas que el capitalismo y el clero español, en su inmensa mayoría fuera de su misión y de su deber de apoyo al débil, al humilde, dejando de cumplir los preceptos de Cristo de amor y caridad, jamás estuvieron al lado de nuestra República que concedía libertad de conciencia, tanto tiempo ansiada por nosotros (que tanto habíamos sufrido) bajo el yugo de la Monarquía. Olvidándose el precepto apostólico “Estad sujetos a los que os gobiernan”.

Ya sé que del lado rebelde se ha dicho, se ha hecho mucha propaganda con tendencias maliciosas de que en la España leal, en esta España que está escribiendo con su sangre páginas gloriosas de libertad y de justicia social, se ha perseguido, se ha aniquilado la religión. Y para salir al paso de tales manifestaciones, y para que todos los cristianos del mundo entero puedan saber lo que hay de cierto, digo, en nombre de todos mis compañeros de la España leal protestante: en España no se ha perseguido y no sólo no se ha perseguido, sino que todas las masas proletarias no tenemos más que motivos de reconocimiento, porque desde el primer momento nos han prestado su apoyo eficaz. Ejemplos a centenares podía citaros: en Madrid, Valencia y en fin en toda la España leal tengo conocimiento de que no solo no se les ha amonestado, sino que todo lo contrario. Valga mi testimonio que en la actualidad desempeño una escuela nacional de niños, en que el pueblo de Barbastro me ha honrado confiándome la educación de sus hijos, en el grupo C, grado sexto. Y por ser Barbastro el punto de mi residencia os voy a decir lo que yo mismo sé, lo que yo mismo he presenciado. En Barbastro no se ha perseguido, no se ha aniquilado la religión. Yo os garantizo que todas las monjas se han respetado, que todas en la actualidad, están conviviendo con nosotros, contentas y satisfechas, oído de mis propios oídos, de que no se ha violado, de que no han recibido la menor ofensa. Nadie ha sido molestado por sus creencias religiosas. Los que digan lo contrario mienten. Y si

alguno ha caído, no ha sido nunca por sus creencias religiosas, sino por ofrecer rebeldía a la República, porque se encontraba frente al poder legalmente constituido. El pastor Mr. Rosser, presidente de la International Fellowship of Reconciliation, de París, puede testificar conmigo de una visita conjunta a religiosos de Barbastro, en la que pudimos convencernos de lo que arriba firmo, y hasta de que algunos ministros, sintiendo la causa de la libertad, luchan por la misma en estos frentes protegidos y ayudados por nosotros.

A mi vez tengo que manifestar, que en Barbastro ni se persigue ni se ha perseguido a ningún cristiano, ni nunca he tenido conocimiento de que se haya detenido a ningún religioso.

Que lo dicho es la verdad en la que se ratifica y firma después de leída por sí mismo a quien yo como secretario rectifico. (firmado y rubricado) José García Navarro, Maestro Evangelista de Barbastro. Melchor Landeta – Victoriano Poveda” (1).

Altar mayor de la Catedral de Barbastro
Altar mayor de la Catedral de Barbastro FOTO: La Razón

Hubo quien le creyó, porque la propaganda continua es muy eficaz; pero no lo hicieron todos, sobre todo los que habían estado en contacto con personas que habían vivido la realidad. Esta carta contrasta con lo que otro protestante, el embajador de Francia en Barcelona, Erik Pierre Labonne, escribía a su ministro de Asuntos Exteriores:

“¡Qué espectáculo!... desde hace cerca de dos años y después de afrentosas masacres en masa de miembros del clero, las iglesias siguen devastadas, vacías, abiertas a todos los vientos. Ningún cuidado, ningún culto. Nadie se atreve a aproximarse a ellas. En medio de calles bulliciosas o de pasajes desiertos, los edificios religiosos parecen lugares pestíferos. Temor, desprecio o indiferencia, las miradas se desvían. Las Casas de Cristo y sus heridas permanecen como símbolos permanentes de la venganza y del odio. En las calles, ningún hábito religioso, ningún servidor de la Iglesia, ni secular ni regular. Todos los conventos han sufrido la misma suerte. Monjes, hermanas, frailes, todos han desaparecido. Muchos murieron de muerte violenta. Muchos pudieron pasar a Francia gracias a los meritorios esfuerzos de nuestros cónsules, puerto de gracia y aspiración de refugio para tantos españoles desde los primeros días de la tormenta” (2).

Y añade a continuación:

“Por decreto de los hombres, la religión ha dejado de existir. Toda vida religiosa se ha extinguido bajo la capa de la opresión del silencio. A todo lo largo de las declaraciones gubernamentales, ni una palabra; en la prensa, ni una línea”. “Sin embargo, la España republicana se dice democrática. Sus aspiraciones, sus preocupaciones políticas esenciales, la empujan hacia las naciones democráticas de Occidente. Su Gobierno desea sinceramente, así lo proclama, ganar la audiencia del mundo, hacer evolucionar a España según sus principios y siguiendo sus vías. Como ellas, se declara partidario de la libertad de pensamiento, de la libertad de conciencia, de la libertad de expresión. Hace mucho tiempo ha aceptado el ejercicio del culto protestante y del culto israelita. Pero permanece mudo hacia el catolicismo y no le tolera en absoluto. Para él el catolicismo no merece ni la libre conciencia, ni el libre ejercicio del culto. El contraste es tan flagrante que despierta dudas sobre su sinceridad, que arrastra el descrédito sobre todas sus restantes declaraciones y hasta sobre sus verdaderos sentimientos”.

(1) AVMC. Diligencia de José García Navarro, de 17-IV-1937.
(2) PIERRE LABONNE, E., Informe de 16-II-1938, en: Documentos diplomáticos franceses. Tomo VIII. Documento nº 183, pp. 364-377.