Así es el BMW que podría tener problemas en algunos parking

El gigantesco X7 es el coche de mayor tamaño de su historia y la máxima expresión del lujo en el mercado de los todocamino «Premium»

El gigantesco X7 es el coche de mayor tamaño de su historia y la máxima expresión del lujo en el mercado de los todocamino «Premium»

Se fabrica en Estados Unidos y representa el máximo tamaño dentro de la gama de la marca bávara. El X7 es un paso superior, tanto por su presencia impresionante como por sus dimensiones y prestaciones. Casi cinco metros y medio de largo marcan una diferencia clara frente al resto de los coches de su alrededor. Pero no sólo es eso. También es impactante por sus niveles de potencia, de acabados y de lujo interior.

La verdad es que la marca de Munich ha echado el resto en el máximo exponente de su gama X, que es la letra que define a los todoterreno de la gama. Una oferta muy completa de SUV de tracción total. Con el X7 se completa una serie que comienza en el X1 y que es muy importante para BMW, ya que este tipo de automóviles concentran el 37% de las ventas de la compañía. Con ello se confirma la tendencia del mercado ya que los compradores solicitan cada vez más este tipo de vehículos en detrimento de las berlinas. El puesto de conducción en un nivel superior y la mayor capacidad de carga son argumentos fundamentales que deciden la compra en muchos casos.

Desde el X1, la oferta de BMW va ascendiendo en tamaño hasta llegar a este diseño de dimensiones superiores: 5,45 de largo por 2,0 de ancho y 1,80 de alto. Muchas plazas de aparcamiento le quedarán pequeñas. Desde el primer golpe de vista su aspecto externo impresiona. No solo por sus llantas de 22 pulgadas sino, sobre todo, por su frontal. Los clásicos "riñones"de BMW han crecido exponencialmente y ocupan casi la totalidad de la superficie delantera, junto con los faros láser que alcanzan una profundidad de 600 metros. Dentro de este frontal de sensación, las entradas de aire para los radiadores delanteros son activas y se abren o cierran automáticamente en función de la necesidad. Por debajo de los faros, más entradas de aire sirven para refrigerar otras funciones del vehículo, como los frenos.

En el interior, donde encontramos siete grandes plazas de serie, la terminación se encuentra al máximo nivel con detalles de lujo de nivel superior, como la palanca de cambios y el botón de arranque realizados en cristal de Swarosky, calentador o enfriador de bebidas entre 3 y 55 grados, carga de móviles inalámbrica... y toda la sofisticación que podemos encontrar en las berlinas de la serie 7, que representan el máximo lujo en la marca. Gracias a sus dimensiones no hay apreturas para ninguno de los siete pasajeros que es capaz de transportar.

Y estas dimensiones generosas se dejan notar asimismo en el apartado de los equipajes. El maletero puede llegar a los 2.120 litros de capacidad cuando abatimos todos los asientos posteriores. Pero si deseamos usar los siete asientos operativos, aún caben 326 litros para bultos.

Por lo que respecta a la mecánica, y a la espera de que dentro de dos años pueda llegar al mercado la versión electrificada, la marca ofrece por el momento dos motores diésel de 265 y 400 caballos y uno de gasolina que rinde 340cv. Los precios respectivos son 98.950, 124.000 y 99.950 euros. Unas facturas sin duda altas, pero hay que señalar que estamos ante un automóvil que se sitúa en un nivel superior y que nunca pasa desapercibido. Tampoco por sus prestaciones ya que, a pesar de sus mastodónticas dimensiones, es capaz de comportarse casi como un deportivo, con una aceleración de 0 a 100 por hora en poco más de cinco segundos y una velocidad punta autolimitada a 250 por hora. Eso sí, si apretamos el acelerador los consumos se disparan por encima de las cifras oficiales.