Los sindicatos rechazan las instrucciones de Educación para reanudar la actividad presencial

El teletrabajo, según CCOO, UGT, STERM y SIDI, sigue siendo la mejor manera de evitar exponer a riesgos innecesarios al profesorado y a toda la comunidad educativa

PacoSantamariaEFE

Los sindicatos CCOO, UGT, STERM y SIDI han manifestado de forma unánime su rechazo a las instrucciones sobre la incorporación gradual de la actividad presencial en los centros educativos presentada por la Consejería de Educación en la reunión de la Mesa Sectorial celebrada este jueves.

A través de notas de prensa, las cuatro organizaciones han coincidido en criticar el texto de la citada Consejería por "no protege adecuadamente la salud" de las personas que trabajan en los centros educativos.

CCOO ha asegurado que el documento "no incentiva la búsqueda de alternativas telemáticas a la presencialidad, ni limita la presencia de personal en los centros al mínimo posible y no provee de los medios materiales y humanos para la adecuada prevención del riesgo de contagio de la COVID-19".

A juicio de este sindicato, no se debería realizar ninguna actividad presencial en los centros "para la que exista una alternativa telemática".

"El texto presentado por la Consejería no recoge este principio porque, aunque recoge la salvedad de que el personal docente sólo debe incorporarse al centro cuando no exista alternativa telemática, no lo hace para el resto de trabajadoras y trabajadores"

Además, la Federación de Enseñanza de CCOO también ha denunciado la "irresponsabilidad" de la Administración porque "no recoge la necesidad de que el personal que deba haber en los centros educativos sea siempre el mínimo posible indispensable para realizar las tareas requeridas".

En la misma línea, UGT ha expresado su "rotundo" rechazo a "la posibilidad de que el personal docente sea citado para acudir a los centros educativos mientras se mantenga el teletrabajo". ""En ningún caso vamos a estar de acuerdo en dejar abierta la opción de la posible citación del personal docente a los centros".

El sindicato ha solicitado que el curso en Riesgos Laborales para docentes se compute como formación y ha requerido que todos los gastos ocasionados por la compra de material sean incorporados mediante una partida específica y extraordinaria, con el fin de "no disminuir el ya escaso presupuesto de organización de los centros".

"No existe garantía de financiación extraordinaria a los centros, así como coordinación centralizada en la compra e instalación de los materiales necesarios, además de ser informados del conjunto de proveedores que tengan estocaje y reúnan las características de homologación en cada uno de los materiales".

Por su parte, STERM Intersindical ha considerado que las instrucciones de Educación "generan ciertas ambigüedades, cargan de responsabilidades a los equipos directivos y no garantiza la financiación para aplicar estas medidas".

Para este sindicato, es "fundamental" que "se actúe con prudencia y que en todo momento primen todas aquellas medidas que garanticen la salud del personal docente, del personal de administración y servicios y de toda la comunidad educativa".

"El teletrabajo sigue siendo a día de hoy la mejor manera de evitar exponer a riesgos innecesarios al profesorado y a toda la comunidad educativa en general, y que los centros educativos se puedan convertir en focos de contagio".

Asimismo, desde STERM han apuntado la necesidad de garantizar dotaciones económicas extraordinarias para que "los centros educativos puedan implementar las medidas recogidas en las instrucciones", como la compra de materiales de protección.

SIDI, por su parte, ha calificado de "necesario" que se regule la apertura de los centros exclusivamente para la realización de tareas administrativas y de coordinación que pudiesen ser necesarias, para todo procedimiento que telemáticamente no pueda realizarse y para procedimientos administrativos concretos, como la admisión de alumnos o las becas.

Esta organización ha criticado que el documento no recoge una evaluación inicial de los riesgos en los centros educativos por personal cualificado, y que contemple la figura del director "como el encargado de la compra de material, cuando precisamente el gobierno del país ha centralizado" este asunto.

“No hay un compromiso de la Consejería de Educación no solo de abastecer un mínimo de materiales (gel hidroalcohólico, mascarillas, guantes, mamparas, cintas adhesivas y cartelería) para la incorporación a los centros, sino para posteriormente asegurar el abastecimiento periódico”, han agregado desde SIDI.