Dos batallas para Trump

Dos de los llamados «estados oscilantes», Florida y Pensilvania, que se inclinaron por los republicanos en 2016, fueron determinantes en la victoria de Trump sobre Clinton. En noviembre, podrían volver a «oscilar»

T. Nieto

Según un análisis de la consultora de comunicación «Llorente and Cuenca», con implantación en buena parte de las Américas, hay suficientes indicios para pronosticar que el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, podría perder la reelección el próximo noviembre. El más obvio es que obtiene en las encuestas de aprobación unos índices en torno al 42 por ciento, cuando ningún candidato a la Casa Blanca ha repetido mandato con menos de un 48 por ciento.

Entre las razones de esta caída de popularidad se encuentra, claro, la controvertida gestión de la pandemia de coronavirus, por más que el Gobierno federal carezca de las competencias necesarias para dirigir las políticas de salud pública de los diferentes estados. Sin embargo, la influencia que puede ejercer la Casa Blanca sobre los gobernadores no es menor, y lo mismo reza para el conjunto de la opinión pública.

No es que su competidor demócrata, Joe Biden, lo haya hecho mejor, pero ha tenido la dudosa virtud de guardar silencio ante las situaciones de crisis más comprometidas, por ejemplo, los disturbios raciales, y no ha convertido la lucha contra la pandemia en un desiderátum de medidas y contramedidas, de decisiones cambiantes, como hizo Trump al principio de la epidemia. A Biden, su cautela puede costarle votos entre los más extremistas de la izquierda norteamericana, pero la polarización de la opinión pública frente a la figura del presidente puede reducir el daño.

La batalla electoral, como casi siempre, se encuentra en los llamados «estados oscilantes», que son aquellos en los que no es posible predecir el resultado con seguridad. Los dos más importantes por el número de votos electorales de que disponen son Florida y Pensilvania que, aunque juntos sólo suman 49 delegados de los 538 del consejo elector, fueron determinantes en la victoria de Trump sobre Hilton. Se da el caso de que Florida y Pensilvania se encuentran entre los territorios más afectados por la infección del Covid-19, que está causando más estragos entre la población afroamericana e hispana, esta última, decisiva en Florida.