La hora del periodismo

Hay muchos aspectos negativos provocados por la terrible pandemia que nos ha tocado vivir, pero también ha puesto en valor la importancia de la información de calidad. Los españoles han querido informarse y, frente a la desinformación, los bulos y los errores, se ha demostrado la importancia de los periódicos de calidad en sus ediciones de papel y digital. Las dos tienen un gran futuro y por ello hemos emprendido una importante remodelación de ambas. Los lectores tienen hoy en sus manos el resultado de la primera, mientras que la segunda llegará en las próximas semanas. Es la transformación más profunda e importante, manteniendo nuestra línea editorial de independencia y rigor, desde que el 15 de noviembre de 1998 salimos a la calle. Nuestro objetivo es realizar una oferta de calidad, modernizando la forma y manteniendo el exigente reto de seguir siendo uno de los medios de comunicación de referencia de nuestro país.

El primer cambio de gran trascendencia ha sido, precisamente, la cabecera del periódico que abre una nueva etapa con un estilo similar al de algunas de los grandes diarios del periodismo mundial. El diseño de las páginas permite una lectura más cómoda y ordenada, pero lo más importante, como siempre, será su contenido. Es el esfuerzo informativo, la calidad en la opinión y la originalidad en el enfoque de los temas junto a las exclusivas que hemos publicado y seguiremos publicando día tras día lo que nos ha permitido y nos seguirá permitiendo marcar la diferencia. No basta un buen diseño, porque nuestro reto es el contenido para que el periódico que llega a sus manos no sea del día anterior. Es ofrecer noticias sólidas y contrastadas con las claves que permiten ir más allá de la fría información, unos análisis profundos de las mismas, las entrevistas sin compromisos, los suplementos que permiten la lectura sosegada y un completo conjunto de secciones donde se incorporan novedades sustanciales como el mayor peso que adquiere la sanidad. Este rigor no excluye, como es lógico, los espacios de entretenimiento y secciones distendidas que despiertan el interés de los lectores. Es un conjunto que hace atractivo y otorga sentido a un diario del siglo XXI y que sólo puede ofrecer la prensa de calidad. LA RAZÓN mantiene su misma apuesta de independencia, rigor informativo y compromiso con la sociedad española.

Nuestra fuerza es el apoyo que tenemos de los lectores, que ven día tras día la portada y las informaciones que damos en las ediciones de papel y digital. Nadie mejor que ellos saben que no nos hemos movido ni un ápice de estos principios. Es ciertamente la hora del periodismo y nosotros estamos donde siempre hemos estado, en la defensa de la Constitución y sus valores, la Corona, el pensamiento liberal y los principios del humanismo cristiano.