Poco suma la Matria de Yolanda Díaz

Jorge Fernández Díaz

Forman parte de la actualidad política del momento las idas y venidas de la Vicepresidenta 2ª y Ministra de Trabajo Yolanda Díaz para crear su propia plataforma política, y ser su candidata a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones generales. Dado que según el Cistezanos resulta que no solo es la lider-esa más valorada, sino que además es la única aprobada en su último barómetro mensual, conviene prestarle alguna atención, (aunque lo diga Tezanos.) Discretamente, ya ha inscrito la marca «Sumar» para que previsiblemente sea la de su plataforma, lo cual resulta llamativo habiendo sido ella la designada digitalmente por Pablo Iglesias como su sucesor tanto en el Gobierno como para ser la nueva lider-esa, y sin embargo ahora el mismo Iglesias y las Ministras Podemitas Belarra y Montero no quieren saber nada de ella. Poca capacidad de sumar parece acreditar con esto, y por eso busca el apoyo en lider-esas como Oltra y Colau entre otras, que no parecen estar para sumar mucho en estos momentos. En el marco de su gira interminable para aunar apoyos, ha afirmado que busca conseguir «un mundo de ideas para un país diferente», lo cual nos remite a esa «Matria» «saudade» por la que abogaba para sustituir a nuestra Madre Patria actual, que para ella responde a un modelo heteropatriarcal que exige ser superado por su nuevo país. A estos efectos, es importante no olvidar que fue noticia hace unos meses su apologético prólogo a la edición del Manifiesto comunista de 1848 editado por el PCE con ocasión del centenario de su fundación. La admiración que dicho texto le suscita a la vicepresidenta comunista Yolanda Díaz no parece ser compatible con su proyecto de un «nuevo país» para el que busca sumar apoyos y adhesiones, porque esas ideas son un poco anticuadas y ya han sido experimentadas en otros muchos lugares, entre ellos la URSS, de la que Putin era un cualificado agente del KGB, como sin duda debe saber. Pero aunque la mona se vista de seda, mona se queda, y nuestro País, nuestra Madre Patria, y los españoles, no creo que salgan beneficiados de tenerla como la primera mujer presidenta del Gobierno de una nueva Matria española inspirada en sus ideas. Corea del Norte, Cuba, China… son modelos ya conocidos; y Maduro, Ortega, Lula, Boric, Evo Morales… avezados imitadores de sus ideas.

En Andalucía tendría ahora ocasión de sumar apoyos y adhesiones a su Matria, y en principio no parece que suscite muchos entusiasmos. El sanchismo no da la impresión de sumar mucho, tampoco por su izquierda.