A Rita se le hace la luz

La Razón
La RazónLa Razón

«Debe significarse sin embargo que, en sus declaraciones, ni las investigadas que han reconocido la recepción del dinero tras efectuar la aportación, ni los cuatro testigos que se negaron a efectuarla, testimonian una participación concreta, personal, de la aforada María Rita Barberá en la entrega de dinero, ni en la propuesta o indicación para que dicha entrega se llevara a cabo, o se aceptara».

Este párrafo no es una consideración de cualquier político o contertulio. Es un párrafo del escrito que el juez instructor Víctor Gómez Saval eleva al Tribunal Supremo exponiendo hechos relativos al caso de 50 concejales y asesores del grupo del PP en el Ayuntamiento de Valencia para que considere si debe intervenir al ser el competente por la condición de aforada de la ex alcaldesa de Valencia. En absoluto pide su imputación como informaban ayer algunos medios de comunicación. Dan la impresión de estar más interesados en anatematizarla que en otra cosa.

Después de leer el párrafo referido, ¿qué hacen ahora todos aquellos que se han dedicado a exigir su renuncia al escaño de senadora, a referir que el juez solicita al Tribunal Supremo su imputación e incluso a condenarla desde el primer día en el que apareció el asunto?

Por si no fuera suficiente, ayer quien fuera vicealcalde y mano derecha en la hégira de Barberá, Alfonso Grau, desmintió a quienes movidos más por la contrariedad de no seguir en el cargo que por la verdad –tres asesores y su propia mujer– y negó que en el grupo se manejaran billetes de quinientos euros. ¡Ojo! alguno de ellos debería ser prudente y no «hacerse de notar» como dicen en mi pueblo. Así es la vida.