Amor entre la UE y EE UU

Ayer, víspera del Día de los Enamorados, la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos (EE UU) se declararon su amor, anunciando la apertura de un proceso negociador para reforzar sus lazos comerciales y las relaciones en materia de inversiones entre ambas partes del Atlántico. Fue sólo la declaración, ahora vendrán las conversaciones antes de pedir la mano y, más tarde, si todo va bien, el matrimonio. Supongo que, con la que está cayendo en España en todos los ámbitos, la noticia va a pasar más desapercibida de lo que debiera, pero eso no significa que no tenga una gran importancia. Un simple dato lo avala: las relaciones económicas entre la UE y EE UU suponen prácticamente la mitad del PIB Mundial. A partir de junio, delegaciones de la Comisión Europea y de la nueva Administración Obama comenzarán las negociaciones que tienen el objetivo último de crear una gran zona de libre comercio y un acuerdo sobre inversiones. Si finalmente se consigue la plenitud de relaciones, estaríamos ante el mayor acuerdo comercial bilateral alcanzado en toda la historia mundial. Esto sucede justo cuando languidecen las negociaciones multilaterales de la Ronda de Doha en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Mientras tanto, en España, el Gobierno de Rajoy se ha fijado como tarea prioritaria recuperar la unidad de mercado y conseguir que desaparezcan los diecisiete reinos de taifas existentes, empeñado cada uno en poner trabas de todo tipo y en dificultar las relaciones comerciales entre las comunidades autónomas. Alguna de ellas, como Cataluña, llega a más y ha planteado abiertamente la secesión, hecho que resulta todavía más chocante visto el contexto internacional en el que nos movemos. Ver para creer.