Chicos casi perfectos

No hay deportistas más atractivos que los tenistas. Desconozco si sus cuentas corrientes son tan magníficas como las de los futbolistas y sospecho que salvo los primerísimos, el resto no llega a cobrar lo mismo; sin embargo, más allá del dinero, yo creo que resultan más completos. Sudan igual que futbolistas o baloncestistas... pero parecen más limpios, más elegantes y hasta más equilibrados. Y como muestra, la pareja que acaba de disputar la final del Master Nacional, Fernando Verdasco y Feliciano López. Además, aunque en esta ocasión haya ganado Verdasco, quien por cierto es el quinto tenista que inscribe su nombre por dos veces en el palmarés del Master Nacional, se puede decir que casi resultan intercambiables. Y no sólo porque en su anterior encuentro, en los cuartos del torneo de Eastbourne, fuera Feliciano quien se impusiera sobre Fernando, sino porque fuera de las pistas son igualmente considerados. Tanto que en cualquier acto social suelen ser los más deseados por todas las féminas. Ambos caminan por las fiestas y entre las «celebrities» con tanta soltura como por las pistas, cuentan innumerables conquistas entre las más vistosas damas del papel couché, además de sus últimas y de momento formales novias (Ana Boyer, hija de Miguel Boyer e Isabel Preysler, en el caso de Fernando, y la modelo Alba Carrillo, ex de Fonsi Nieto, en el caso de Feliciano) y han protagonizado numerosas campañas publicitarias... Dicen que aún les queda mucho por conseguir y que, en realidad, su vida profesional puede no ser lo suficientemente extensa como para lograr todos sus sueños... Pero creo que el común de los mortales se cambiaría por ellos. Normal. Son chicos casi perfectos.