Comunicado oficial

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los famosos del corazón y el hígado se distinguen del resto de la ciudadanía en dos aspectos fundamentales. En el caso de precisar los consejos o la ayuda de la abogacía, no contratan a un abogado, sino a «los abogados». Tienen muchos abogados. «Tú has dicho que yo me he acostado con Josito, y eso es mentira. Te voy a mandar a mis abogados». Y la respuesta no se hace esperar. «Lo mismo haré contigo, porque he leído que tú has asegurado que no soy hija de mi padre, y eso no te lo voy a tolerar. Ya he ordenado a mis abogados que actúen inmediatamente contra ti». Y el otro aspecto fundamental tiene que ver con los comunicados oficiales. Surge una noticia, de alta gravedad: «El presentador de televisión Chucho Mendicruz rompe relaciones con su novio, el actor Willy Jofreña, poniendo fin a un idilio de 7 años. Su portavoz leerá esta tarde un comunicado oficial al respecto». Y el portavoz, con serenidad medida y emoción custodiada por su firmeza, da cuenta a los periodistas especializados en esas cosas de la lamentable ruptura. «Como ya sabéis, Chucho y Willy han decidido poner fin, amistosamente, a su relación sentimental. Queremos agradeceros el tacto y la profesionalidad que habeís demostrado en el tratamiento de este doloroso asunto. Chucho se quedará con la casa de Parquelagos y Willy con el piso de Madrid, y comunican oficialmente que no harán declaraciones ni concederán entrevistas a partir de ahora. No hay preguntas. Muchas gracias por vuestro cariño y comprensión».

Para no escribir de Cataluña he ahondado en el día de hoy en las páginas dedicadas a los famosos. Y me he topado con una entrevista con Elsa Pataky que merece un comunicado oficial. No conozco a Elsa, pero mi gran amigo José Luis Garci, que la eligió como protagonista de la adaptación cinematográfica de «Ninette y un señor de Murcia», me reveló que además de una estupenda actriz es una mujer simpática y sencilla. Elsa, sin necesidad de comunicados oficiales, ha cambiado de pareja cuando el amor –como escribió el poeta–, «se convierte en un cielo sin estrellas». Y ahora comparte vida y felicidad con el actor Chris Hemsworth, residente en Australia. La entrevista se ha publicado en la sección LOC del diario «El Mundo», que hay que ser educado y citar el origen de las noticias, no como acostumbran otros. Y de la entrevista he destacado una confesión de Elsa que sí merece un comunicado oficial: «Lo que más le gusta a Chris de mi cuerpo es el culillo. Lo trabajo mucho para mantenerlo». Tengo para mí que es frase inmortal.

Trabajar mucho el culillo carece de precedentes en el mundo laboral. Se trata de una nueva ocupación de prometedor futuro. Si Pilar Rahola, por ejemplo, hubiera trabajado su culillo como Elsa Pataky, sería hoy una gacela impala, grácil, ágil y saltarina, fácilmente reconocible en un abigarrado local rebosado de estrelladas. Y lo mismo me atrevo a escribir de Anna Gabriel, que se ha trabajado el culillo poquísimo. No es sencillo reconocer públicamente lo que ha admitido Elsa Pataky. Comunicado oficial de su portavoz leído ante una multitud de periodistas especializados. «Mi representada, Elsa Pataky, desea comunicar oficialmente que a su esposo, Chris Hemsworth, le encanta su culillo, y que ella, con el fin de mantenerlo encandilado, ha decidido renunciar a toda suerte de alimentación confusa, y acudir diariamente a un gimnasio de Sidney con el fin de trabajarse el culillo adecuadamente. El día que mi representada decida dejárselo de trabajar, se emitirá otro comunicado oficial para que los representantes de los medios de comunicación interesados en el asunto, sean los primeros en contar con la información precisa. No hay preguntas. Gracias por vuestra comprensión».

Me siento relajado, animoso y chispeante.