Cortinas de humo

El tema importante es la entrada de ERC en el gobierno. Siguen con su margarita pero todo apunta que los republicanos seguirán viendo los toros desde la barrera. De entrar en el gobierno nada de nada, a no ser que Oriol Junqueras ceda a los cantos de sirena de Arttur Mas en un cara a cara. Tampoco hay muchas posibilidades de una candidatura única de los partidos pro consulta en las europeas, tal y como defiende CiU desde hace meses. ICV ya se desmarcó y ERC le hace luz de gas. De momento, los republicanos está negociando con sus socios de siempre –vascos y gallegos– y el PNV empieza a estar hasta las narices de CiU porque está viendo peligrar su presencia en Europa por los juegos malabares de los nacionalistas catalanes.

El tema importante –la entrada de ERC en el Govern– no sale. El segundo tema importante –la candidatura única en Europa– tampoco.

Por eso, Convergència ha puesto en solfa a su hombre orquesta, Jordi Turull, el presidente de su grupo en el Parlament. Turull se ha puesto manos a la obra y nos ha obsequiado en este fin de semana navideño con un festín de cortinas de humo. Un día nos cuenta que hay que proteger a Mas. Protegerlo de la consulta, no se lo pierdan. El president no irá al Congreso a defenderla. Se lo deja a los grupos parlamentarios. Sin embargo, sorprende que si la consulta es el ser o no ser de sus partidarios, no se entiende muy bien eso de que el president de la Generalitat se esconda tras los grupos políticos. ¿Falta de arrestos? ¿Miedo escénico? Si no va a la Carrera de San Jerónimo, Mas cometerá un tremendo error político, que cabrá endosarle a él en primer lugar pero con un responsable en la sombra, su principal asesor y conseller de Presidencia, Francesc Homs.

Otro día, Turull vuelve a mover las aguas europeas. Como la cosa pinta mal con ERC, CiU se conforma con el premio menor. Se pone la venda antes de la herida pidiendo que todos los partidos pongan en su programa la consulta del 9 de noviembre «para que Europa entienda el mensaje». «Aprovechémosolo y enviemos este mensaje claro a Europa», implora Turull.

Lo cierto, es que ante el revolcón electoral que se avecina, CiU se prepara para asumir su derrota sumando churras con merinas. Volverán a contarnos aquello de que da igual quién gane, lo importante es que gane el proceso. Miren, a otro perro con ese hueso.