Cuéntame

Ayer por la mañana, nada más levantarme a eso de las cuatro y media, consulté mi banca por Internet y, efectivamente, ahí estaba el hachazo. Dos mil quinientos euros menos que Hacienda se había ocupado de retirar de mi cuenta corriente. Yo soy así, vivo en una casa de cuarenta metros cuadrados que no es mía, no tengo propiedades, ni hijos, le paso un dinerito a mi jubilada madre y lo declaro todo en A, en blanco, y mira que por mi espíritu preferiría declararlo todo en rojiblanco, pero Hacienda me mete unos rejones que ríete tú de los que ponía Joao Moura. Pero miren, lejos de quejarme más allá de estas líneas, me siento en paz. Siento que es mi deber, que depende de todos nosotros que mi madre jubilada cobre su humilde pensión, que la atiendan divinamente en el servicio de urgencias municipal de Albacete cada vez que pulsa el botón que tiene en el cabecero de la cama cuando se pone mala y que se pueda ir unos días a Benidorm al Hotel Las Vegas con el Imserso. Que menudo buffet que tienen en el Hotel Las Vegas en Benidorm, oigan. Así que cada vez que llegan estas fechas me acuerdo de los mayores, de los niños con enfermedades, de los que tienen alguna discapacidad, y me acuerdo mucho de los enfermos de ELA, por los que quizá quisiera pagar un poquito más y que se investigara un poquito más también y no se cerraran centros donde se les atiende y acompaña. Bueno, miren, no lo piensan, por ejemplo, Dani Alves, Pedrosa, Mario Conde (de este no esperaba menos, la verdad), varias empresas que ganan un pastizal, y dos actores. Ana Duato e Imanol Arias han señalado a sus asesores como culpables de que deban un cerro de billetes. Yo creo que a los asesores hay que hacerles una pregunta antes de que acaben de decirte lo que te vas a ahorrar. «Oye, ¿esto es legal?». Y se acaba el problema. Pero parece que, mecachis, no se hizo. Ahora los Alcántara planean mudarse porque TVE ha dicho que verdes las han segao y a mí me parece estupendamente que un ente público que pagamos todos deje de contratar a gente que piensa que, entre otras cosas, para mantener al ente público, paguen otros.