De cifras y dogmas

La Razón
La RazónLa Razón

L25 Navidad

Me gusta la Navidad, me gusta el Belén (a la alcaldesa Manuela, no; las alcaldesas, como los políticos, rara vez piensan en los ciudadanos; primero piensan en sus ideologías y luego, a veces, que no siempre, en los ciudadanos). Y no me gusta un lunes sin periódicos.

–Un lunes sin periódicos es como la Navidad sin turrones.

Los periódicos son los turrones de mi oficio y de mi vicio, de igual modo que el turrón del taco, en ocasiones, es un recomendable alivio terapéutico.

–Estoy jodido –exclamó, tras el 0-3, ZZ–. Me van a dar de hostias, lo sé.

Fútbol es fútbol, ZZ; y el fútbol, de siempre, es dar goles y olé para que, si no hay goles y olé, no te den sin piedad eucarística. El rito del fútbol, sempiternamente, es ése. Nada nuevo sobre el césped del fútbol.

–Puigdemont, jodido con el 155 y el Real Madrid, jodido con 0-3.

X 27 G. Margallo

Veo en televisión al exministro José Manuel García Margallo mezclando fútbol y política.

–Como yo –me digo.

Lo tengo contrastado. Los políticos que hacen y ven deporte, tienen mucha más calidad intelectual y sentido común que los que ignoran el deporte.

–Soy, a secas, político. Todo yo, desde que me despierto hasta que me acuesto, soy a secas político –me dijo en cierta ocasión un político que sigue despertándose y acostándose político (inodoro, incoloro, insípido, por cierto: apócrifo).

Dijo García Margallo, con el estilo sutil y elegante de quien ha sido ministro de Asuntos Exteriores: «Los hechos no se discuten, se analizan».

Y analizó el 0-3 del Barcelona al Real Madrid:

–Cuando se pierde por 0-3 o se cambia de jugadores o se cambia de estrategia. Si se sigue con los mismos jugadores, hay que cambiar de estrategia, y si no se quiere cambiar de estrategia, hay que cambiar los jugadores.

Algo así.

Opino como él. Hay mucho más sentido común en el deporte que en la política.

J 28 Sin...

«Sin Jesús no hay Navidad», dice el Papa Francisco. Así como lo de Shakespeare sigue siendo lo de «ser o no ser», la Navidad, cada vez más, es «el no ser» de Jesús.

–Qué pena, ¿verdad?

–Según se mire, según se piense, según se sea. Democracia también es eso. Se ha desnaturalizado, no obstante, la fiesta de la Natividad, en mi sentir.

Sentir. Vivir es sentir y pensar, o pensar lo que se siente: más bien esto. El Real Madrid está ya a catorce puntos (con un partido menos) del Barça. En la Premier, el City del secesionista Guardiola le saca también al segundo, el United, la considerable ventaja de quince puntos. Lo cual que, al respecto, Sir Ferguson ha dicho:

–Donde no hay competencia ni gol, el fútbol aburre.

De acuerdo con el Papa Francisco y con Sir Ferguson.

V29

Cifras

Las cifras no son dogmáticas.

–Si el hombre fuese cifra y no cuerpo y alma, todavía seguiríamos en el Paraíso –me dijo una vez mi querido y admirable Antonio Aradillas, todavía sacerdote.

Leo que el estadio del Barça ya no se llena.

–Y eso que tienen a Messi y la Liga es ya, casi sin virtualidad, del Barça.

Eso es precisamente lo malo, como acaba de subrayar y repito Sir Ferguson: «Sin competencia, el fútbol aburre». Hace unos días, David, mi quiosquero de toda la vida, ha cerrado su chiringuito. Me informa con los ojos acuosos:

–El invento digital está acabando con los quioscos y el papel. Madrid tenía más de 2.500 quioscos. Quedan menos de 400.

Afortunadamente, del todo, aún no. Pero el periodista de papel impreso cada día es más periodista de teclado digital y pantalla: ésta es otra verdad no dogmática, aritmética, que yo deploro y lloro también.