Destino gen

Hemos pasado del «todo está en los libros» al «todo está en los genes». Nuestra vida, nuestro destino y nuestra máquina del tiempo particular solo sigue una hoja de ruta y es nuestro específico mapa genético. Lo bueno y lo malo nos viene dado en nuestra herencia genética y ésa , al contrario de otras, debe admitirse y no cabe renunciar a ella. Es la que es. Y lo demás es mero atrezzo disfrazado de modas que vienen y van por intereses creados. Según la temporada que nos toque, nos intenten convencer de que la longevidad depende de una mayor o menor ingestión de pescado, de verduras, de carne, de agua, de soja, de alimentos orgánicos, de una tabla de ejercicios diaria, de dormir más o menos horas, de fumar o no hacerlo, de presumir de dosis extra de optimismo, de sonreír más o menos, de enamorarse más o menos o de vivir en la montaña o en la playa. No digo que no ayude, pero no lo hace de forma decisiva. Si lo que queremos es vivir 100 años y más, habrá que venerar a la biología que es la que realmente manda y decide. Un dato que quizá sólo corresponda al anecdotario es que España es uno de los países donde más seres longevos existen. Si no ha habido bajas de última hora, hablan de 4 personas de más de 110 años viviendo en nuestro país, siendo 3 de ellas mujeres. Como dato, no está mal. Ya sabíamos que España es uno de los países donde mejor se vive. Ahora también sabemos que es donde más se vive, eso sí, si los genes te lo permiten.