Real Madrid

La irresistible soberbia de algunos astros

La Razón
La RazónLa Razón

Anotábamos ayer las bellas bodas de cinco futbolistas. Eso me ha dado pie a seguir con ese mundo, que como saben domino poco. Queda una boda, la de Messi, que comparte con Cristiano el título de emperador máximo del fútbol. El argentino se casa con su novia de toda la vida, Antonella. Lo hace en Argentina, para mas señas en la ciudad de Rosario. Comentan los que saben que se ha marchado a su enlace sin firmar la renovación con el club que lo acogió desde que era casi un niño. Parece que el jugador y su padre no le han perdonado que no haya sido capaz de evitar que ambos se sentaran en el banquillo y además fuesen condenados. No reparan en que otros con parecidas penas, en vez de irse a Rosario a casarse y luego de vacaciones a todo tren, estarían pasando el verano en un penal a pleno sol.

Esta semana fue noticia que Florentino Pérez había sido reelegido presidente del Real Madrid. En su toma de posesión aseguró que el problema con Ronaldo se solventará para beneficio del club. Conocen que el astro portugués ha expresado su deseo de no seguir en el Real Madrid, donde ha obtenido los mayores éxitos de su carrera. Se queja de la gran exigencia de la afición, al contrario que Messi. A él se le contrató como lo que es, el mejor jugador del mundo, y así se le paga y como a tal se le exige. El enfado que ha provocado esta situación es verse imputado en un caso de delito fiscal. Que más quisiera el Real Madrid que poder meter mano en el asunto. Sólo bastaría recordarle que el presidente del Gobierno se sentará a declarar como testigo en un juicio por corrupción de su partido. Esto afortunadamente es una muestra de que, con sus grandes problemas, la justicia es imparable. Darle un consejo a un empresario de la talla de Florentino es una atrevimiento sin límites, pero si yo fuera él, dejaría marchar al portugués y me ahorraría un dineral en ficha más lo que ingresaría por su libertad. A final, en un par de años, habría que hacer lo mismo. Ya saldrá otro Cristiano para seguir siendo el mejor club del mundo.