Los gazapos de Podemos

La Razón
La RazónLa Razón

Podemos ha presentado su programa de gobierno. Además de sus propuestas económicas, sociales y de regeneración política, ha puesto sobre la mesa una estructura de gobierno muy detallada. Sin embargo, esta propuesta está llena de gazapos, resultado de un ejercicio de insolvencia con organismos que no existen y otros que han pasado a dormir el sueño de los justos porque han dejado de existir. Según el programa, se nombrarán de forma «consensuada, transparente y democrática» un total de 70 cargos, aunque este consenso se reduce a PSOE y Podemos, como dijo Carolina Bescansa en una entrevista en el programa de Carlos Alsina en Onda Cero. Éstas son las perlas.

1. Comisión Nacional de Energía. Se nombrará el presidente por consenso. La CNE no existe.

2. Comisión Mercado de las Telecomunicaciones. Se nombrará el presidente por consenso. No existe.

3. Secretaría de Estado de Comercio. Encargada del comercio exterior y de la promoción internacional de las empresas españolas. El Instituto de Comercio Exterior (ICEX) depende de esta Secretaría, como también el delicado tema del comercio de armas, de la que el responsable informa anualmente en el Congreso. Desaparece del organigrama del nuevo Gobierno.

4. Secretaría de Estado de Telecomunicaciones. Con competencias en el espacio radioeléctrico, televisiones, telefonía... etc. No existe en el organigrama.

5. Vicepresidencia. Según el programa, el vicepresidente se reducirá el sueldo y eliminará privilegios, además de reducir la estructura. Ahora tiene tres secretarías de Estado. Con Podemos tendría cuatro.

6. Creación de la Subsecretaría de la Vicepresidencia. Cargo inexistente. El vicepresidente es el que preside la Comisión de Subsecretarios, que organiza los temas que se incorporan al Consejo de Ministros. Si la Vicepresidencia tiene un ministerio añadido como el de Presidencia, como en el Gobierno actual, este ministerio tiene un subsecretario. Iglesias quiere ser vicepresidente «político», o sea, no tendría subsecretaría.

7. Subsecretarios «por consenso». El subsecretario es el verdadero número dos del Ministerio encargado de coordinar el trabajo legislativo. Es la voz política del Ministerio en la Comisión de Subsecretarios. En ningún país occidental, el subsecretario no es nombrado por el ministro.

8. Nombramientos en empresas públicas. Sorprende que de las empresas detalladas falten tres de sustancial importancia. Turespaña (promoción del turismo exterior), Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), empresa con un amplio presupuesto de ayuda a la innovación empresarial, o ISDEFE (la principal empresa de tecnología militar española). Sorprende el interés, por ejemplo, de nombrar al secretario de Turismo y no al responsable de Turespaña con un presupuesto superior.

9. Desaparición de la Confederación Hidrográfica del Duero.

10. Nombramiento «por consenso» del embajador en EE UU. No se dice nada de nombramientos «por consenso» en París, Roma o Moscú.

11. «Descarbonización» de la economía española, es decir, supresión del sector del carbón. No hay alternativas a este sector más allá de la frase: «Que debe ser catalizador de cambios estructurales que necesita el modelo productivo». Sólo una referencia más. El actual Gobierno tiene 13 ministerios más del presidente. Podemos propone 15 ministerios más Presidencia y vicepresidente. Total, 17. La pregunta sin respuesta es cómo eliminar estructura si aumentan los ministerios.