Que los empareje Europa

L1 Zafio

Me gusta el Papa Francisco. Sencillo, campechano y forofo de los pobres. Y del amor. «Lo humano –dice– es comprender y amar, pero es todavía más humano olvidar y perdonar». ¿Por qué traigo hoy aquí esta frase? Por Mourinho, que es muy cristiano. Nada que objetar a su decisión de que Diego López siga entre los palos. Diego, ciertamente, está haciéndolo de chapó. Mi objeción es a su estilo impenitentemente hosco y agreste. ¿Por qué no sabe hacerse querer? ¿Por qué es vengativo, que lo es? ¿Por qué tiene que desazonar y humillar a Iker Casillas con la frase de que será complicado que Diego López salga de la portería? La otra belleza del hombre es el estilo. El estilo de Mourinho es empedernidamente feo.

M2 Ojo de halcón

El sí de Blatter y el no de Platini al «Ojo de Halcón». O sea, ¿sí o no a la tecnología? Revolucionario y progresista, como se dice, es el que reforma e innova. Conservador, el que recela de «las ciencias que avanzan que es una barbaridad». Cree Blatter, presidente de la FIFA, que el fútbol no debe seguir dando la espalda al progreso. Platini, presidente de la UEFA, por el contrario, sostiene que el fútbol sin la savia de la polémica (errores de árbitros y jugadores) perderá interés ¿Qué hacer? Me viene a la memoria lo que dijo Pedro Escartín, legalista y el mejor árbitro español de todos los tiempos: «El fútbol es un juego eminentemente humano y el ser humano es un ser que vive tanto de sus aciertos como de sus errores». Ciertamente, con el Ojo de halcón, el tenis se ha alejado de la discusión. ¿Mejor incertidumbre sin tecnología o mejor certidumbre con tecnología?

X3 Petitbó

Amadeo Petitbó, director general de la Fundación Rafael del Pino, habló de Deporte y Liderazgo en el Foro 2014-AS. El líder, ciertamente, como explicó el señor Petitbó, renueva, estimula, previene. El líder, en el deporte como en el mundo de la empresa, crea y perfecciona con su autoridad y empatía. Ya dijo esto hace siglos el filósofo griego: «El mundo lo transforman y engrandecen hombres como Solón (un líder)». Chocante y gráfica su máxima de «zapatos y pastillas» en referencia a que el Gobierno ahorraría mucho dinero en pastillas (quizá sí) si propiciase con más generosidad el ejercicio de los deportes. Pedagógica la disertación del señor Petitbó, al que sólo le hago la objeción, cariñosamente, de que no desdeñe el fútbol. Cae en el pecado de esos ñoños e ignorantes locutores de radio que para presumir de casta intelectual sueltan que de fútbol no entienden. Tampoco de Historia de España dos de ellos, por cierto.

J4 Paloma

Se equivocaba la paloma de Alberti y se equivocó Fatih Terim al querer jugarle al Real Madrid de tú a tú. Cuando el adversario es superior en casi todo, la manera más convencionalmente segura de no ser goleado es monolitizar la defensa. Así, a lo mejor, con suerte, hasta empata. Al entrenador del Galatasaray, buen técnico y buen psicólogo, se le subió la soberbia a la cabeza: error. El Real Madrid, ahora mismo, es duro y brillante como el mármol de Carrara. «Y pega al balón como atizaban en boxeo los puños de Tyson: a matar» (Hernán San Pedro). Si no decae la pugnacidad del Real Madrid, el también formidable técnico Lotina lo vaticina: «Ganará la "Décima"».

Ah: Varane (gracias, Zidane, por tu ojo clínico al recomendarlo), mejora ojos vista cada vez que es alineado.

V5 Intuición

Decía Paul Klee que el arte no se enseña. «Es genético e intuitivo». Arte y fútbol tienen puntos de convergencia. Lo cual que Molowny (ya en el cielo), hace años, en el Bernabéu, me dijo: «El portero es intuitivo; el portero nace y luego se le corrigen los defectos». La excelencia de Casillas, pues, si no enteramente, sí en elevado porcentaje, es intuitiva. Ricardo Zamora, otra excelencia (hoy histórica) intuitiva, reconocía: «Paro así gracias a Dios: es un don que me ha dado Él. Le doy las gracias todos los días». Guardiola, para no perder su excelencia técnica e intuitiva (él presume también de ser muy intuitivo) en Múnich (aterrizará ahí el 1 de julio) se pega un atracón diario de cuatro horas de alemán. ¿Es cultura el fútbol? Es arte.

S6 Paralelas

Madrid y Barça: vidas paralelas. «Si tú empatas, yo empato», se dijeron la pasada jornada. Así fue. Esta semana: «Si tú marcas cinco goles, yo también». Así ha sido. Este «nuevo» Madrid es más tigre de Bengala que nunca: contragolpe feroz, velocidad de multa de la Dirección General de Tráfico y pegada de K.O. Con o sin Messi, el Barça no deja de ser creativamente fiel al arte de su juego. Dos colosos: qué morbo, qué gusto y qué placer si la Liga de Campeones tiene el morbo, el gusto y el placer de enfrentarlos.