Rubiales, Maza y democracia

La RazónLa Razón

L20 Suspense

El fútbol es el suspense del gol. España hoy por lo que se refiere a su seca piel de toro ansía lluvia. El Atlético y el Madrid, preocupados por su clasificación en la Liga, sufren otra ansiedad, la ansiedad del gol. Gran suspense. Dos sequías: la de la lluvia que llena los pantanos y la del gol de los equipos madrileños que ven cómo, jornada tras jornada, la aritmética de los puntos favorece al Barça.

–El problema es que, como esto siga así, la Liga va a perder todo el suspense. La Liga sin pugna daña a todos, también al Barça. Donde no hay pugna, no hay tampoco emoción e interés. Esto es así– me argumenta Luis Puig, catalán de seso y seny.

M21 Rubiales

El hombre es él y sus pecados y sus bondades. Cambio de siglas: Luis Manuel Rubiales, 40 años, exjugador, abogado, calvo, ha dimitido de la sigla AFE (el sindicato de los futbolistas) para aspirar a la presidencia de la Moncloa del fútbol, la RFEF (Real Federación Española de Fútbol). Rubiales, en el acto en que ha anunciado el cambio de siglas, ha dicho: «Yo confío en la nobleza de la gente del fútbol y por eso voy a ser presidente de la RFEF. No soy dudoso. En la AFE limité los mandatos y no he venido para estar aquí 29 ó 30 años». Nobleza. ¿Noble? Ángel María Villar le profesó amistad y lealtad: «Es mi delfín», parece que decía. Rubiales, sin embargo, votó a favor de su inhabilitación. Vaya delfín. Rubiales, en la AFE, ha estado dos mandatos y pico. Conclusión: promete como prometen los políticos; y en cuanto a lealtad, la nota que se merece es la de suspenso. No le conozco, personalmente. Le juzgo simplemente por sus declaraciones, por sus opiniones, Villar, hoy, es un imputado: he ahí su culpa. Villar, sin embargo, rendía culto a la amistad: he ahí su bondad.

X 22 Democracia

Si el fútbol es ganar, ganar y volver a ganar (como ves Luis Aragonés, la frase te ha inmortalizado en el recuerdo), la democracia es cumplir la ley, cumplir la ley y cumplirla siempre.

–¿Por qué dices eso?

En homenaje al gran jurista, al gran español y al gran demócrata José Manuel Maza. De sopetón, el gran jurista y gran español y gran demócrata, se nos ha ido con Luis Aragonés. Le conocí por casualidad. En un acto social. Me dijo, en el acto de presentación:

–Usted y yo tenemos en común un «amor».

Lo confieso. Puse cara de cangrejo de Madagascar. Sonrió y matizó:

–El Atlético, si bien, como usted, admiro también al Real Madrid.

Eso es demócrata liberal y tolerante. ¿Por qué esta anécdota? En homenaje a él y repudio a Pablo Iglesias. ¿Demócrata Pablo Iglesias? Me parece que tiene de demócrata liberal y tolerante lo que yo de arlequín picassiano. El «muy demócrata» le ha negado el «cristiano y cívico» adiós a quien ya está con Dios. Pablo Iglesias: sigo sin entenderle.

Si todos los españoles sintiéramos a España como la sentía José Manuel Maza, España, democráticamente, sería una Arcadia. ¿Exagero? No.

J 23 Desnarigados

Orden, sistema, jerarquía, ritmo, talento, genialidad: ingredientes, todos, del fútbol. Lo digo como lo veo, si bien a lo mejor o a lo peor hay quienes lo ven de otra manera. El Real Madrid ha aprobado el «bachillerato» Champions. Sigue adelante. Pero no es el que uno quisiera que fuese. Fallan algunos ingredientes. El Atlético, en cambio, es difícil que apruebe el bachillerato.

–¿Tan pesimista lo ve?

–Realismo. La realidad no es lírica ni dulce, la realidad es cruda, hosca. El Atlético, como el Madrid, está también algo desnarigado.

V 24 Oro

El gol es la belleza efervescente del fútbol y el «no gol» es la estética igualmente efervescente del portero.

–Estética exasperante para quienes van al fútbol sólo para sentir la efervescente belleza del gol.

Pues sí. El Barça, hoy, disfruta con la efervescencia de la cuarta Bota de Oro de su mágico Messi y con la estética de su mural portero Ter Stegen, quien, entre los diecisiete partidos de Liga y Champions, sólo ha encajado cinco goles.

–Nadie como usted en Europa. ¿Cuál es su secreto?

–Intuición y atención. No perder de vista el balón en ningún momento.

Messi y Ter Stegen, oros del fútbol europeo. Explica ello, en parte, el liderazgo del Barça.