Actualidad

Tergiversación de la Historia

La polémica sobre los restos del general Franco me ha traído a la memoria tergiversaciones sobre la Historia de España. Objetivo: apropiarse de avances esenciales para el bienestar de los ciudadanos. Me refiero a tres cuestiones: la sanidad y la enseñanza pública y las pensiones, de cuya creación suele apoderarse la izquierda, los socialistas.

Publicidad

Me he visto obligado a discrepar en ocasiones con algunos dirigentes del PSOE, siempre jóvenes, que otorgaban a Felipe González la cobertura sanitaria y educativa pública. Incluso el entonces secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en un programa de TVE «tengo una pregunta para usted», agradeció a González haber podido estudiar gratis en un instituto público y operarse de amígdalas en un centro también público. Imputaciones que he percibido en otros cargos de la izquierda, así como en ciudadanos corrientes como yo.

Quizá porque así se lo han enseñado, desconocen que en mi pueblo, en la década de los 50, había una escuela pública, otra del Frente de Juventudes y otra privada de las monjas de Santa Ana. Hasta el bachiller (entonces a los 11 años) estudié en esta última. Y que en los 60, fue operado de apendicitis en un centro de la Seguridad Social (quizá entonces Instituto Nacional de Previsión) de Calatayud. Aún no había democracia.

Conviene recordar que el inicio de las políticas de protección de la clase obrera data de 1883, fecha a partir de la cual fue desarrollándose continuadamente, como no podía ser de otra forma, hasta llegar a la Ley de Bases y la Ley general de la Seguridad Social en 1963 y 1966. Con la democracia las políticas asistenciales se han ampliado. Faltaría más. Así es la vida.

Publicidad