La lista de Mas se desinfla

A tenor de los resultados que arrojan las encuestas preelectorales, no parece que los ciudadanos de Cataluña llamados a las urnas el próximo 27 de septiembre vayan a otorgar a esta nueva convocatoria el carácter plebiscitario pretendido por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y por su socio en la aventura separatista, Oriol Junqueras. Así lo refleja, una vez más, el sondeo sobre intención de voto de NC Report que hoy publica LA RAZÓN, referido al mes de agosto, en el que, salvo por la irrupción en el panorama político catalán del popular Xavier García Albiol, se dibuja el escenario de unas elecciones autonómicas al uso, con el lógico castigo por parte de los electores a una coalición contra natura como la que representa Juntos por el Sí. En efecto, de celebrarse hoy las elecciones, la lista unitaria impulsada por Artur Mas obtendría el 36, 3 por ciento de los sufragios y 57 diputados, quedándose, nada menos, que a 11 escaños de la mayoría absoluta. Pero si comparamos los resultados de la encuesta con la suma de escaños que obtuvieron CiU y ERC en las últimas elecciones autonómicas de noviembre de 2012, el retroceso es de 14 diputados. La tendencia no ha cambiado con respecto al sondeo del pasado mes de julio –que fue el primero en el que se preguntó directamente a los futuros electores por Juntos por el Sí–, en el cual la lista unitaria aún salía peor parada, con un escaño menos. La explicación hay que buscarla, por supuesto, en la deserción de un 30 por ciento de los antiguos votantes de CiU, pero, también, en el hecho de que muchos simpatizantes de ERC –un 15 por ciento– se niegan a votar a una candidatura en la que figura Artur Mas, pese al señuelo separatista. De hecho, la formación que integra Podemos y que compite como Catalunya sí que es Pot, aunque recibe el grueso de sus votantes declarados de los comunistas de IC-V y EU –el 52,9 por ciento–, también capta un 9,2 por ciento de votos de ERC. Con todo, la sorpresa del sondeo de agosto está en el Partido Popular tras el cambio de candidato. Xavier García Albiol, en menos de un mes, mejora un 1,1 por ciento la intención de voto, con 2 escaños más, que pierde Ciudadanos. Aunque la formación de Albert Rivera se mantiene en las encuestas como la segunda fuerza política de Cataluña, con el 17,9 por ciento y 25 escaños, no cabe duda de que los populares han visto con buenos ojos el cambio de liderazgo y muchos se replantean el voto a Ciudadanos. En resumen, a falta de un mes para las elecciones, todo indica que la mayoría de los electores catalanes no votarán en clave plebiscitaria, sino para elegir al Gobierno de su comunidad, lo que, sin duda, obligará a los actuales socios de Juntos por el Sí a redefinir las condiciones de su alianza. Porque, como era sabido, los catalanes no están por la ruptura con el resto de España.