Maduro, ante la corte penal de La Haya

La Razón
La RazónLa Razón

La sangría y el abuso que han padecido los venezolanos podría tener las horas contadas. Un centenar de congresistas colombianos y chilenos –de todas las ideologías–, presentaron ayer ante la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, una denuncia contra el presidente venezolano Nicolás Maduro. El escrito se basa en informes de organismos internacionales, como Naciones Unidas o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o estudios de ONG. Negro sobre blanco acusan al sucesor de Hugo Chávez de haber sido «partícipe de graves violaciones al derecho internacional» a partir de 2008, cuando era ministro de Exteriores, y le atribuye «la comisión de crímenes de derecho internacional» desde que fue elegido en 2013. Ataques a la Asamblea Nacional –donde él estaba en minoría–, acoso y derribo de la fiscal general, persecución y aniquilamiento de la oposición con casos especialmente escandalosos, como el de Leopoldo López, o la planificación de unas elecciones a una Asamblea Constituyente de la que espera expulsar a la oposición son la piedra angular de las denuncias. La Unión Europea y Estados Unidos han anunciado también medidas económicas para presionar al regimen de Maduro. La comunidad internacional no puede ser ajena al abuso y aniquilación de las libertades democráticas que se padece en Venezuela. Maduro, el chavismo y su régimen de terror deben acabar.