Venezuela da un gran paso hacia la libertad

La Razón
La RazónLa Razón

La aplastante victoria de la oposición en las elecciones legislativas de Venezuela, tan incontestable que el presidente Nicolás Maduro tuvo que admitir la derrota cuando aún faltaba un tercio de los votos por escrutar, es un gran paso hacia la recuperación de las libertades civiles de los venezolanos, pero no significa que hayan desaparecido los obstáculos que se oponen al desarrollo pleno de la democracia. En efecto, a los amplios poderes ejecutivos de que goza el presidente de la república caribeña y a la cooptación del Poder Judicial por el régimen socialista hay que sumar la tupida red clientelar tejida por la revolución, cuyos dirigentes ocupan las principales instituciones económicas, financieras e informativas del país. No obstante, se abre una etapa de esperanza que no se limita sólo a los venezolanos, por cuanto otros países de la órbita bolivariana, como Argentina, también han rechazado en las urnas el fracasado modelo populista de izquierdas, que se prometía imbatible. Desde la nueva asamblea, la oposición democrática podrá restituir la libertad de conciencia y liberar a los presos políticos, tendrá que abordar los grandes cambios que necesita un país con la economía quebrada y podrá reformar una Constitución lastrada por el caudillismo. Es el pueblo, en fin, que ha recuperado la palabra.