Publicidad
Publicidad
Actualidad

El independentismo se harta de sí mismo

Los independentistas no se soportan y menos la matraca diaria en un camino hacia ninguna parte a mayor gloria de sus cabecillas. Por eso, el globo, si no pinchado, cada día tiene menos aire. Un dato. El número de inscritos en la Diada es el más bajo de los últimos seis años. Apenas 37.500 personas, un 25 % menos respecto al año pasado. Hay que esperar, claro, que toquen a rebato para un arreón final. Hay fatiga, sí, pero también la convicción de que cuatro listos han engañado a muchos durante demasiado tiempo.

Publicidad