Editoriales

El Supremo pone en su sitio a Junqueras

Desde el minuto 1 los encausados por el golpe en Cataluña han intentado sabotear el juicio con toda clase de maniobras y subterfugios para eludir la acción de la Justicia y garantizarse la impunidad. El Tribunal Supremo frenó ayer el último al rechazar que Junqueras pueda salir de prisión para adquirir la condición de eurodiputado y, con ella, la inmunidad inherente al cargo pues pondría en un «irreversible peligro» el proceso penal visto ya para sentencia. Se defiende así el orden jurídico superior de amaños torticeros.

Publicidad