Actualidad

Honda desconfianza sobre Grecia...

La reunión del Eurogrupo de ayer debía ir lo más lejos posible sobre el objetivo de desbloquear un nuevo rescate para Grecia. Pero los obstáculos no eran menores. El principal, la desconfianza que genera un Gobierno tan poco riguroso y serio como el de Alexis Tsipras. Los socios dudan de que Atenas cumpla lo que ha puesto sobre la mesa, que tampoco convence a todos. Otro problema es la división europea sobre la salida a la crisis. Francia quiere acabar casi como sea para salvar a Grecia, mientras que Alemania se mantiene en la lógica exigencia de quien no quiere ser engañado de nuevo, e incluso se planteó una salida temporal de Grecia del euro.

Publicidad