«Kale borroka» con la Ertzaintza desaparecida

La sede del PP en Baracaldo fue atacada de madrugada con cócteles molotov. Se trató del quinto acto de terrorismo callejero en el territorio vizcaíno esta semana. Bildu no condenó el atentado y se parapetó en una equidistancia retórica cómplice. Nada que no se esperara. Lo sorprendente, a la vez que inquietante, fue la actitud de la Ertzaintza, que demostró tanta pasividad e indolencia frente a la «kale borroka» como frente a los aquelarres etarras organizados para recibir a los asesinos excarcelados.