No, ya no hay miedo por la UE

La Razón
La RazónLa Razón

Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Algo así es lo que han pensado millones de alemanes que hoy acuden a las urnas para –como vaticinan todas las encuestas–, volver a dar el poder a Angela Merkel. Empleo, inmigración, Unión Europea, políticas sociales... La canciller se ha convertido en sus doce años de gobierno en un referente de estabilidad para su país, superada ya la crisis económica, y en un pilar clave para el proyecto común europeo. Tras el Brexit, y pasados los sobresaltos sobre la victoria –o no– de los europeístas en Holanda y Francia, el éxito de Merkel –donde no hay rastro de los Corbyn, Sanders, Melenchon o Iglesias, donde no existe ese discurso de «la gente y la calle»–, se augura un refuerzo de la UE. Frente a los intentos de disgregación impulsados por los nacionalismos, Merkel marca el camino de una Europa más unida.