Opinión

Otegi no puede ser ejemplo de nada

La Razón
La RazónLa Razón

El respeto a la independencia judicial es una de las cartas de identidad señaladas de la democracia española, por lo que no cabe más que acatar las decisiones de los tribunales. Pero una cuestión es el obligado cumplimiento de las sentencias y autos, y otra muy distinta, que se tengan que aceptar como buenas opiniones morales o ideológicas que escapan al objeto juzgado. La Audiencia Nacional es libre de prestar su aval a un premio concedido a un terrorista, pero no puede poner de ejemplo de nada a un individuo como Arnaldo Otegi.