Se impone la razón con el mercado único

La Razón
La RazónLa Razón

España será y se comportará al fin como un mercado único y dejará de pagar las consecuencias del desatino de 17 regulaciones diferentes para la actividad empresarial. El Gobierno abrió la puerta al sentido común y a la modernidad con una norma que facilita que los productores tengan que pedir una sola licencia, en una comunidad autónoma, y puedan comercializar sus productos en todo el país, además de que los prestadores de servicios deban solicitar una única licencia de actividad. La simplificación de la actividad se traducirá en una contribución de 1.500 millones de euros anuales al PIB. Nadie entenderá que se pongan reparos a una reforma clave.