El cine y la energía

La publicidad ha recurrido al cine desde las primeras películas, aprovechando la notoriedad y admiración que despiertan los actores y actrices famosos; la visión, experiencia y maestría de los directores para contar historias, y la popularidad y seguidores que consiguen las películas de mayor éxito. Pero también es cierto que en bastantes ocasiones el resultado no está a la altura de las expectativas, pues el lenguaje publicitario es mucho más breve, sintético y directo que el cinematográfico, y más de un director de enorme prestigio ha rodado spots olvidables al enfrentarse al reto de condensar una idea en apenas 20 ó 30 segundos.

Internet abrió la puerta para que los anunciantes y sus agencias creasen contenidos de mucha mayor duración que la permitida por el costoso tiempo televisivo. Además, en la red es el consumidor el que decide si quiere o no ver un anuncio, por lo que para conseguir llamar su atención ya no valían los clásicos mensajes comerciales. El primer gran éxito en esta nueva etapa de «publicidad cinematográfica» vino de la mano de BMW, que con la agencia Fallon rodó en 2003 para el mercado de Estados Unidos la excelente serie de cortometrajes «The Hire», con Clive Owen como protagonista junto a grandes directores y actores, y que logró millones de visionados por la red.

Con una estrategia similar, Gas Natural Fenosa ha producido cuatro cortometrajes dirigidos por Paco Plaza, Rodrigo Cortés, Jaume Balagueró y Juan Cruz, y con actores de primera fila como Terele Pávez, Manuela Velasco, José Coronado, Maribel Verdú, Gabino Diego y Antonio de la Torre. El tema de los cortos es la energía eficiente: en el hogar, el trabajo, la importancia del mantenimiento de equipos, o de la movilidad sostenible. Claro que no son anuncios, sino historias que van del género fantástico al thriller pasando por el humor, pues se trata de que los espectadores los vean como obras entretenidas mucho más allá de su mensaje comercial y educativo. El proyecto, denominado Cinergía, supone un paso más de Gas Natural Fenosa en apoyo del cine español, que se centraba en el patrocinio, y ahora también se vincula a la producción. Los objetivos, según la propia compañía, son «acercar la eficiencia energética al gran público a través del séptimo arte y fomentar el talento en la industria cinematográfica de nuestro país». Algo que puede ser positivo para ambas partes, y que puede ser una tendencia cada vez más habitual en marcas y anunciantes de todo tipo.