Actualidad

John Henry Newman: la armonía de la diferencia

LA RAZÓN reproduce el artículo de opinión de Carlos de Inglaterra publicado ayer en «L’Osservatore Romano»

Cuando el Papa Francisco canonice mañana (por ayer) al cardenal John Henry Newman, el primer británico en más de cuarenta años en ser proclamado santo, será motivo de celebración no solo en el Reino Unido y no solo para los católicos, sino también para todos aquellos que se preocupan por los valores que lo han inspirado. En la época en que vivió, Newman representó la vida del espíritu contra las fuerzas que degradaron la dignidad humana y el destino humano. En la época en que alcanza la santidad, su ejemplo es más necesario que nunca: por la forma en que, en el mejor de los casos, ha podido defenderse sin acusar, estar en desacuerdo sin faltas de respeto y quizá, sobre todo, por la forma en que sabía ver las diferencias como lugares de encuentro en lugar de exclusión. En un momento en que la fe fue cuestionada como nunca antes, Newman, uno de los más grandes teólogos del siglo XIX, aplicó su intelecto a una de las preguntas más apremiantes de nuestra era: ¿cuál debería ser la relación entre la fe y una era escéptica, secular? Su compromiso, primero con la teología anglicana, y luego, después de la conversión, con la teología católica, impresionó incluso a sus oponentes con su audaz honestidad, rigor implacable y originalidad de pensamiento.

Publicidad

Cualesquiera que sean nuestras creencias, y cualquiera que sea nuestra tradición, solo podemos estar agradecidos con Newman por los dones, enraizados en su fe católica, que compartió con la sociedad en general: su intensa y conmovedora autobiografía espiritual y su poesía profundamente sentida en «The Dream of Gerontius», que, puesta en música por Sir Edward Elgar –otro católico del que todos los británicos pueden estar orgullosos–, le ha dado al mundo de la música una de sus obras maestras corales más duraderas. En el momento culminante de «El sueño de Gerontius», el alma, al acercarse al cielo, percibe algo de la visión divina:

Una gran armonía misteriosa:

Me inunda como el profundo

Publicidad

y solemne sonido

De muchas aguas

Publicidad

La armonía requiere diferencia. Esta idea está en el centro de la teología cristiana en el concepto de la Trinidad. En el mismo poema, Geronzio dice:

Creo firmemente y sinceramente

Que Dios es Trino

y que Dios es Uno

Publicidad

La diferencia, como tal, no debe ser temida. Newman no solo lo demostró en su teología y lo ilustró en su poesía, sino (...) también en su vida. Bajo su liderazgo, los católicos se han convertido en parte integral de la sociedad en general, lo que se ha enriquecido aún más como comunidad de comunidades. Newman está comprometido no solo con la Iglesia, sino también con el mundo. Aunque estaba totalmente dedicado a la Iglesia por la que había pasado por tantas pruebas intelectuales y espirituales, sin embargo, inició un debate abierto entre católicos y otros cristianos, allanando el camino para los diálogos ecuménicos posteriores. Cuando fue elevado al rango de cardenal en 1879, eligió «Cor ad cor loquitor» como su lema («corazón habla al corazón»), y sus conversaciones más allá de las diferencias de confesión, culturales, sociales y económicas se basaron en esta amistad íntima con Dios. Su fe era verdaderamente católica, ya que abarcaba todos los aspectos de la vida. Es en este mismo espíritu que nosotros, los católicos y y no católicos, podemos, en la tradición de la Iglesia cristiana a lo largo de los siglos, adoptar la perspectiva única, la sabiduría y la comprensión particulares, que esta sola alma ha traído a nuestra experiencia universal. Podemos inspirarnos en sus escritos y su vida, al tiempo que reconocemos que, como toda existencia humana, era inevitablemente imperfecta. El propio Newman fue consciente de sus propias deficiencias, como el orgullo y estar a la defensiva, que no estaban a la altura de sus ideales, pero que al final solo le hicieron más agradecido por la misericordia de Dios.

Su influencia fue inmensa. Como teólogo, su trabajo en el desarrollo de la doctrina ha demostrado que nuestra comprensión de Dios puede crecer con el tiempo y ha tenido un profundo impacto en los pensadores posteriores. Los cristianos individuales se sintieron desafiados y fortalecidos en su devoción personal por la importancia que le daba a la voz de la conciencia. Las personas de todas las tradiciones que buscan definir y defender el cristianismo están agradecidas por la forma en que ha reconciliado la fe y la razón. Quienes buscan lo divino en lo que puede parecer un entorno intelectual cada vez más hostil encuentran en él un fuerte aliado que ha apoyado la conciencia individual contra un relativismo abrumador. Y, quizá lo más importante de todo en este momento cuando hemos sido testigos de demasiados ataques serios por parte de las fuerzas de intolerancia contra comunidades e individuos, incluidos muchos católicos, debido a sus creencias, él es una figura que defendió sus convicciones a pesar de las desventajas de pertenecer a una religión a cuyos seguidores se les negó la plena participación en la vida pública. Durante todo el proceso de emancipación católica y la restauración de la jerarquía eclesiástica católica, fue la guía que necesitaban su pueblo, su Iglesia y su tiempo.

Cartas a feligreses

Su capacidad para expresar calidez personal y amistad generosa se demuestra en su correspondencia. Más de 30 volúmenes recogen sus cartas, muchas de las cuales, significativamente, no están dirigidas a colegas intelectuales y líderes prominentes, sino a familiares, amigos y feligreses que buscaron su sabiduría. Su ejemplo ha dejado un legado duradero. Como educador, su trabajo ha sido profundamente influyente en Oxford, Dublín y más allá, mientras que su tratado «La idea de la universidad» sigue siendo un texto fundamental. Sus esfuerzos a menudo olvidados en favor de la educación de los niños dan testimonio de su compromiso de garantizar que las personas en todas las áreas puedan participar en las oportunidades que la educación puede ofrecer. Como anglicano trajo esa Iglesia a sus raíces católicas y, como católico, estaba listo para aprender de la tradición anglicana, por ejemplo, para promover el papel de los laicos. Le dio a la Iglesia católica una nueva confianza cuando se restableció en una tierra de la que había sido erradicada. Hoy, la comunidad católica en Gran Bretaña tiene una deuda incalculable con su incansable trabajo, al igual que la sociedad británica tiene motivos para agradecerle a esta comunidad su inestimable contribución a la vida de nuestro país.

Esta confianza se expresó en su amor por el paisaje inglés y la cultura de su país natal (...). En el Oratorio que estableció en Birmingham, que ahora alberga un museo dedicado a su memoria, así como una comunidad de culto activa, vemos la realización, en Inglaterra, de una visión que tomó de Roma, descrita por él como «el lugar más maravilloso en la tierra ». Trayendo la Congregación del Oratorio de Italia a Inglaterra, Newman trató de transmitir el carisma de la educación y el servicio. Amaba Oxford, honrándola no solo con sermones apasionados y eruditos, sino también con la hermosa Iglesia anglicana en Littlemore, construida después de un viaje formativo a Roma donde, buscando orientación para su futuro viaje espiritual y meditando sobre su relación con la Iglesia de Inglaterra y con el catolicismo, escribió su amado himno «Lead Kindly Light». Cuando finalmente decidió abandonar la Iglesia de Inglaterra, su último sermón, con el que se despidió de Littlemore, dejó la congregación en lágrimas. Se titulaba «The Parting of Friends». Mientras recordamos la vida de este gran británico, gran eclesiástico y, como podemos decir ahora, gran santo, que supera las divisiones entre tradiciones, es ciertamente justo dar las gracias por la amistad que, a pesar de la separación, no solo ha resistido sino que incluso se ha reforzado.

En la imagen de la armonía, que Newman expresó de un modo muy elocuente, podemos ver cómo, en el fondo, cuando seguimos con sinceridad y valentía los diferentes senderos por los que la conciencia nos llama, todas nuestras divisiones pueden llevar a una comprensión más grande y todos nuestros caminos pueden encontrar una casa común.

Príncipe de Gales