Osoro: «El matrimonio y la familia forman la estructura vital de la sociedad»

El arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro hoy en una conferencia en Madrid
El arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro hoy en una conferencia en Madrid

El arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro, ha afirmado en su carta semanal titulada 'La familia, la escuela de Bellas Artes más importante', que el matrimonio y la familia "no son una utopía, son una realidad", ya que sin ellos "el ser humano estaría abocado a la soledad más grande y angustiosa". En este sentido, el arzobispo de Madrid señala que la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, "estructura vital de la sociedad"tiene cuatro cometidos: formar una comunidad de personas; asumir el compromiso de servir a la vida; participar en el desarrollo de la sociedad y asumir con todas las consecuencias la vida y misión de la Iglesia.

"En la familia aprendemos y se diseña nuestra persona, en la grandeza que Dios ha puesto en nuestra vida y que se ha manifestado con plenitud en Jesucristo", puntualiza Osoro.

Del mismo modo, el arzobispo de Madrid afirma que los cristianos no pueden encerrarse por tentaciones ni intereses personales, "que producen miedos para salir al camino en nombre de una prudencia mal entendida o de realismos que son mentira".

Monseñor Carlos Osoro reconoce que "conocer a la familia"conlleva "paciencia, respeto a todos, humildad, servicio y vida de fraternidad". Según ha explicado, la familia es también "la unión de generaciones que nos hacen ir lejos y cerca, en la gratuidad y solidaridad, en el perdón mutuo, en la proximidad del amor concreto de los unos con los otros, de padres e hijos y abuelos".

Respecto a la relación de la Iglesia doméstica con la familia, Osoro ha señalado que esta se convierte en "casa abierta, acogedora, accesible, que entrega siempre esperanza y curación, que ilumina, que indica metas y que hace percibir el amor misericordioso de Dios".

Además, en esta carta semanal, el prelado ha querido compartir "lo vivido"en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, del 4 al 25 de octubre, sobre la vocación y misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo.

Osoro asegura que durante dicha asamblea ha vivido "cómo la Iglesia es familia de familias, algo que se visibiliza a través de comunidades concretas como la parroquia: niños, jóvenes, matrimonios, adultos, ancianos, sanos y enfermos, pobres y ricos".

"Hay una atracción y fascinación de todo ser humano por el amor auténtico, sólido, fecundo, fiel, perpetuo", señala Osoro, por lo que se debe "buscar al ser humano que vive en la familia donde esté, ir al encuentro de la familia en su situación real, acogerla y acompañarla".

Respecto a las experiencias que "más huella"han dejado al arzobispo de Madrid durante la celebración de esta Asamblea, ha reseñado cinco.

La primera hace referencia a la percepción de "una Iglesia en marcha, que camina con los hombres, que se mantiene donde el Señor la puso, en medio del mundo y en todos los caminos y situaciones de los hombres".

La segunda señala "la experiencia de libertad"para poder decir en la familia eclesial lo que se aprecia de la familia "en los diversos lugares del mundo en los que se anuncia el Evangelio".

Osoro también afirma que "la experiencia de fraternidad no hace experimentar que hemos de ir juntos"y que hay que acoger, "abriendo puertas, no juzgando, saliendo del propio recinto hacia quienes piden ayuda y apoyo o a quienes, aunque no lo pidan, se los prestamos".

"La experiencia de la verdad y la belleza de la familia, como Iglesia doméstica de comunidad de personas"es la cuarta experiencia que ha resaltado monseñor Osoro durante el encuentro.

Por último, el arzobispo de Madrid ha manifestado que en la fe hay "una fuente viva en la que nos hemos dejado conducir por el espíritu santo".

EUROPA PRESS