Objetivo: 3.600 mascarillas FFP2 y dos ecógrafos para la lucha contra el Covid-19

Carlos fue el paciente 70 de la Comunidad de Madrid y hoy, después de 30 días de lucha contra el coronavirus, recauda fondos destinados a comprar material para proteger a los profesionales que se convirtieron en su familia durante los peores momentos de su vida

Detalle de una mascarilla FFP2
Detalle de una mascarilla FFP2Consejo General de Enfermería (nombre del dueño)

Fue el paciente con Covid-19 numero 70 de la Comunidad de Madrid y ha estado luchando por su vida durante 30 días de soledad, 14 de ellos ingresado en el Hospital Puerta de Hierro Majadahonda. En todo este periodo, los profesionales que le cuidaban suplieron a su familia alejada por el aislamiento y las restricciones de la pandemia. Hoy plenamente curado, sigue su lucha personal contra el virus: ha montado una plataforma para recaudar fondos destinados a comprar 3.600 mascarillas FFP2 y dos ecógrafos portátiles para los hospitales de Puerta de Hierro, 12 de octubre y Fuenlabrada. Cuenta con el aval oficial de los tres hospitales y le faltan poco más de 8.000 euros para conseguir el objetivo final y llevar a los profesionales el preciado material con el que protegerse en su guerra diaria contra el virus. “Ellos me han cuidado todo este tiempo y ahora me toca cuidarlos a mi desde casa”. Esta es su historia y aquí puede sumarse a su plataforma para lograr el objetivo.

Casado, 47 años y con dos hijos, Carlos es un tipo normal como el vecino de enfrente, como el compañero de trabajo con el que tomas café, como el padre del colega de balonmano de tu hijo. El pasado 4 de marzo le tocó “esta nueva lotería llamada Covid-19” como el mismo define. El premio gordo fue para el 70, que es su cifra de paciente, porque entonces los contagiados no llegaban a los cinco dígitos como ahora. Aquel día comenzaba su particular lucha contra este maldito virus que ha acabado con los abrazos, con los besos, con los partidos del niño, con las fiestas de cumpleaños, con las cañas en el bar, con los domingos en casa de los abuelos. “Fui uno de los primeros de España en caer, y ya entonces se notaba la escasez de material de seguridad, no quiero ni imaginar la situación actual. No puede ser, quien nos cura no puede estar sometido a riesgo”, enfatiza Carlos, el padre de familia, el expaciente, el nuevo cuidador de sus cuidadores.

A punto de conseguir todos los objetivos

Hoy Carlos ha superado la enfermedad, pero su lucha contra el «bichito», lejos de terminar, sigue y se siente más fuerte que nunca. La misma semana que salía del hospital comenzó los preparativos desde su aislamiento domiciliario y hoy tiene montada una plataforma que recauda fondos para comprar 3.600 mascarillas FFP 2 para los profesionales, las mas cotizadas, las que más protegen, las que más escasean; Los fondos permitirán también adquirir dos ecógrafos portátiles destinados a poder hacerle pruebas pulmonares a los pacientes graves en la misma habitación, mejorando el diagnóstico, que hoy se hace mediante radiografías con imágenes confusas. Estas máquinas tienen doble beneficio porque también disminuyen el riesgo de los técnicos de rayos X. El destino de esta materia tan cotizada son tres hospitales públicos universitarios de la Comunidad de Madrid: Puerta de Hierro de Majadahonda, 12 de octubre y Fuenlabrada. Los tres recibirán 1.200 mascarillas FFP2 cada uno, y los dos primeros también un ecógrafo portátil.

Carlos está peleando por las mascarillas con las mismas fuerzas que lo hizo contra el Covid-19. Así en menos de una semana ya ha conseguido los fondos necesarios para comprar el material de los dos primeros hospitales. De hecho, ya esta hecha la adquisición de las primeras 2.200 mascarillas y dos ecógrafos, que han sido previamente validados por los hospitales. La operación se ha hecho “a través de proveedores nacionales que nos garantizan rapidez, eficacia y que el material sea homologado”.

Por su parte, la recaudación del Hospital 12 de octubre aun sigue abierta y en el momento de publicar este artículo, le faltan apenas 8.000 euros para su cierre. “Queda un último empujón para conseguir cerrar nuestros tres objetivos y llevar todo el material al personal sanitario”, afirma Carlos, haciendo un llamamiento a toda España.

Covid-19: la experiencia más dura de su vida

Carlos define su estancia en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) como la experiencia más dura de sus casi cinco décadas de vida. “Todo comenzó como una gripe normal, pero, con el transcurso de los días, el tema se fue complicando hasta derivar en una neumonía viral bilateral. Durante muchos días me encontraba rematadamente mal: fiebre y más fiebre, dolor de cabeza perpetuo y el estómago del revés por culpa del cóctel de medicación que tenía que tomar”. A Carlos le tiembla la voz cuando habla de sus cuidadores a los que, asegura, no va a olvidar nunca. Aunque no podía ver su rostro escondido detrás de todas aquellas protecciones que, por aquel entonces, todavía tenían a disposición. «Nada me podía consolar más que ver entrar a la enfermera en la habitación con la medicación intravenosa que me suministraba para bajar la fiebre y para los vómitos. No tengo palabras para agradecer el cariño y la cercanía que me demostraban, cómo me animaban en los momentos mas bajos”.

Entre tantas noticias tristes sobre la pandemia que inundan cada día los medios de comunicación, esta historia tiene un final feliz, o mejor, muchos finales felices y además para mucha gente. Para Carlos que ya está con su mujer y sus dos hijos, para los miles de profesionales sanitarios que trabajan en estos tres hospitales porque van a tener más mascarillas FFP2 y para los pacientes graves que ingresen en estos centros porque tendrán un diagnóstico mejor y mas certero con los nuevos ecógrafos portátiles.