Coronavirus

Caos en el recuento de muertos: al Gobierno no le cuadran las cifras

El Ministerio de Salvador Illa, sin facilitar los muertos corregidos de días previos, achaca el desajuste de datos a la forma de medir de Cataluña.

Thumbnail

Un nuevo caos. Los datos de Sanidad no cuadran. Y no ya los nuevos (los de ayer), sino los de días atrás que se supone que estaban confirmados y debidamente analizados por la cartera que dirige Salvador Illa, máxime cuando dan los datos con 24 horas de retraso. Es decir, los que decían ayer son de antes de ayer, para que hubiera un margen de tiempo para tener los datos de todas las CC AA y Ciudades Autónomas y chequearlas.

Unas «incoherencias» que el Ministerio ha achacado a los datos recibidos por parte de Cataluña que incluía entre los fallecidos, no solo los de las personas que perdieron la vida por Covid-19 con PCR positiva, sino también los sospechosos de serlo. El caos resultante es inaudito: si el miércoles (martes) Sanidad afirmaba 3.756 defunciones confirmadas en Cataluña y el jueves 3.855, ayer recogía: 3.752. Es decir, al menos durante tres días no se detectó este error. Pero ni la cifra de fallecidos (19.478) ni la de altas (3.502 nuevas, 72.963 en total) comunicadas ayer cuadran con las que dio el jueves el Ministerio: 19.310 muertes y 74.797 curados. Es decir, si a esos fallecidos sumas 585 ocurridos en 24 horas, serían 19.715, no 19.478.

Pero es más, si el dato de Cataluña ha sido modificado, como máximo la diferencia sería 3.855 menos 3.752: 103. Aunque en 24 horas por estadística los «desaparecidos» de la lista han sido más. Entonces, la cifra debería ser 19.612, por lo que o no solo es un error en la valoración y comprobación de datos de Cataluña (en el resto de Comunidades Autónomas las cifras de muertos acumulados aumentan), o el error lleva sin detectarse desde hace más de dos o tres días.

En las explicaciones del Ministerio a la tabla, indican que «Cataluña había ido notificando información por dos vías diferentes. Ante las discrepancias en los últimos días entre los datos facilitados por estas dos fuentes, se han recogido aquellos datos validados por las autoridades de Salud Pública de Cataluña». Este periódico consultó a Sanidad en varias ocasiones y nos remitieron a estas explicaciones sin precisar cuántos muertos con PCR había los días previos.

En cualquier caso, el Ministerio espera conseguir homogeneizar los datos en todas las autonomías en un plazo de «dos o tres días», una vez que ayer se publicó la Orden en la que se fijan con más claridad los criterios de notificación, tal y como afirmó ayer Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. «Esperamos que en breve consigamos solucionar este problema, estamos trabajando con las comunidades autónomas», añadió Simón, en referencia a que algunas regiones están empezando a recoger información sobre casos y defunciones posibles que no están confirmados por prueba PCR ni test rápido.

«Tenemos que ser capaces de reordenar toda esta información y que no haya artefactos que alteren la serie», manifestó. Por ejemplo, bastaría con dar dos tablas, una de fallecidos confirmados con PCR o test ya sea en hospitales o en residencias y otra con defunciones con alta sospecha de Covid-19 pero sin PCR ni test.

En cuanto a los nuevos casos, Simón precisó que la nueva Orden quiere reflejar la «nueva situación» tanto epidemiológica como de capacidad diagnóstica del SARS-CoV-2 que se ha producido, entre otras cuestiones, por la introducción de los test serológicos, que no detectan casos actuales, sino de personas que han pasado la enfermedad (o que están con la enfermedad ya que los test no detectan el virus como sí hacen los PCR, sino los anticuerpos que genera nuestro organismo o si se hacen muy pronto nada si el organismo no los ha desarrollado), por lo que no podrían ser contabilizados diariamente como nuevos positivos, sino que irían directamente a la estadística total de afectados.

«Los datos que nos están llegando ahora están incluyendo algunas cosas que no son exactamente igual que lo que se estaba registrando en días previos», comentó al respecto Simón, quien ha precisado que, en cualquier caso, no se conocerá el número real de infectados hasta que «no haya pasado la pandemia» y se hayan realizado estudios «específicos», como el que ha puesto en marcha el Ministerio de Sanidad para saber la seroprevalencia y que espera tener resultados en los «próximos días o semanas», cuando el pasado día 5 de abril la doctora María José Sierra, que sustituía a Simón por su cuarentena, afirmó en rueda de prensa que sería en «cuestión de pocas semanas».

Y urge homogeneizar los datos, porque como bien reconoció el ministro Illa, el cambio del sistema de notificación de datos en las comunidades autónomas es necesario «para preparar la desescalada». «Hay que ir aportando más rigor a los datos para tener una realidad más ajustada a la realidad de la epidemia y poder tomar decisiones», añadió el ministro, que anunció que ya cuentan con todas las cifras de fallecidos en residencias de mayores. Solo en la Comunidad de Madrid, el Ejecutivo regional elevó ayer la cifra a 12.589 fallecidos: 7.007 en hospitales, 616 en sus domicilios, cuatro en la vía pública y nueve más cuyos cuerpos están en el Instituto de Medicina Legal; así como 781 en residencias con PCR positiva y otros 4.172 muertos en residencias con síntomas de Covid-19 pero sin PCR. Es decir, 5.582 casos más de los que recoge Sanidad.