«Los pacientes con cáncer deben saber que van a continuar recibiendo asistencia oncológica de calidad»

El jefe de Oncología Médica de la Fundación IVO asegura que están preparados «para atender un posible aumento de la demanda»

Dr. Vicente Guillem, jefe del Servicio de Oncología Médica de la Fundación IVO
Dr. Vicente Guillem, jefe del Servicio de Oncología Médica de la Fundación IVOFreelanceFreelance

La pandemia provocada por el Covid-19 se ha vivido con gran preocupación al tratarse de un virus del que todavía se desconocen muchos aspectos epidemiológicos, preventivos y terapéuticos. Lo que sabemos es que tiene una gran capacidad de infectar y que provoca una alta mortalidad, sobre todo en pacientes mayores y con enfermedades crónicas, ambas situaciones muy frecuentes en los pacientes con cáncer.

Como toda la sociedad, en el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) se ha vivido esta crisis sanitaria con gran preocupación porque «por una parte, teníamos que proteger a los pacientes y a sus familias y por otra, proteger al personal sanitario de la institución, ya que ambos pertenecen al grupo de alto riesgo», explica el doctor Vicente Guillem, jefe de Servicio de Oncología Médica de la Fundación IVO.

Pacientes oncológicos, más vulnerables frente al Covid-19

Los pacientes con cáncer tienen, en general, un mayor riesgo tanto de infectarse como de morir por la infección de Covid. Pero, además, las pandemias provocan una sobresaturación de los sistemas de salud en la que se prioriza la atención sanitaria hacia la pandemia con el fin de evitar que se siga expandiendo. Esta situación produce unas condiciones que pueden justificar desviaciones en el diagnóstico y tratamientos estándar en los pacientes con cáncer, algunas de ellas con gran impacto en los resultados.

Pero en cualquier caso, «no podemos olvidar –prosigue el doctor Guillem–, que independientemente de la pandemia, cada año continúan diagnosticándose en nuestro país mas de 250.000 nuevos casos de cáncer que requieren del mejor tratamiento posible para mejorar sus posibilidades de supervivencia y de curación».

Las cifras de incidencia y mortalidad nos hacen pensar en que estamos en la fase final de esta pandemia y, por tanto, es necesario normalizar cuanto antes la asistencia sanitaria a los pacientes con cáncer. No obstante, la pandemia causada por el SARS-CoV-2 no ha finalizado y siempre queda, además, la preocupación por un posible rebrote. Por ello el doctor hace hincapié en que «hay que continuar siendo prudentes y sensatos y debemos seguir con medidas de control y seguridad (distancia física, uso de mascarillas, lavado de manos y la realización de tests a los pacientes con sospecha de infección). Debemos persistir con medidas preventivas, limitando el número de familiares y escalonando las visitas para impedir aglomeraciones en las salas de espera».

Con el fin de reducir el riesgo de Covid-19, «desde el primer momento en el IVO se elaboraron unas normas para proteger tanto a los pacientes y sus familiares como al personal sanitario y, para asegurar la actividad en consultas, hospital de día y hospitalización, se hicieron modificaciones en la dinámica de trabajo», recuerda el jefe de Servicio de Oncología Médica de la fundación. Así, a todos los pacientes que acudían al hospital, tanto a urgencias como a hospitalización y consultas externas, se les ha realizado un triaje de la infección. Los pacientes con sospecha clínica de infección seguían un circuito asistencial separado del resto de pacientes. Además, se disminuyeron las consultas presenciales en el hospital, realizando, en los casos en los que era posible, consultas telemáticas o retrasando revisiones no esenciales. Además, se restringió también el número de acompañantes de los pacientes (máximo uno) y se ampliaron las salas de espera para evitar al máximo de lo posible las aglomeraciones.

Preocupaciones

Los pacientes oncológicos están viviendo la pandemia por Covid-19 con un doble temor: el miedo al coronavirus y el miedo a una enfermedad como es el cáncer. Tal y como afirma el doctor, «los pacientes entienden perfectamente las medidas adoptadas y han evitado en lo posible las visitas presenciales en los hospitales, sin dejar de acudir a las pruebas o los tratamientos necesarios. Lo mas importante es potenciar la comunicación con los pacientes y familiares. Los pacientes con cáncer deben saber que van a continuar recibiendo una asistencia oncológica de calidad», destaca el doctor.

Asimismo, Guillem destaca que «afortunadamente la relación médico-paciente ha sido muy fluida, ya que se han facilitado al máximo las consultas telefónicas para responder las dudas y las preguntas y en todo momento los pacientes han sido atendidos presencialmente si así lo consideraban ellos o sus médicos».

Dados los retrasos que se han producido en las revisiones y en las exploraciones radiológicas no esenciales desde que se decretó el estado de alarma, se prevé, que en los próximos meses (sobre todo en otoño) se pueda producir un aumento importante en las consultas de especialidades, convirtiéndose las largas listas de espera en otra de las preocupaciones de los pacientes oncológicos.

«Los pacientes oncológicos no deberían sufrir listas de espera, ya que la supervivencia de estos pacientes depende, en gran medida, de la rapidez con que se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento», destaca el doctor Guillem. De ahí que «desde siempre, una de nuestras preocupaciones sea evitar estas listas; en el IVO estamos preparados para atender ese posible aumento de la demanda», asegura el doctor.

De hecho, «todos los pacientes del IVO han recibido y completado su tratamiento, ya que todos los servicios han continuado trabajando con normalidad. No se han suspendido cirugías y se han realizado los tratamientos de quimioterapia y radioterapia programados», recuerda el jefe de Servicio de Oncología Médica de la Fundación IVO.