La tasa de mortalidad en Madrid pudo duplicar la de Nueva York en el pico de la pandemia

El perfil de los pacientes de la capital española fue muy diferente al de los pacientes de China, en donde eran más jóvenes y sin apenas comorbilidades relevantes

La mortalidad en dos hospitales de Madrid (el Clínico San Carlos y el Severo Ochoa de Leganés) durante el pico de la pandemia por coronavirus en esta comunidad, antre el 6 de marzo y el 2 de abril, ascendió al 27,8% de los pacientes dados de alta por esta enfermedad. La cifra es mucho más elevada que la registrada en China (1,4%) o en Nueva York (10,2%). Estos son algunos de los resultados que ofrece el trabajo “Curva pandémica Covid-19, sobrecarga sanitaria y mortalidad”, publicado en la revista científica de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, con información extraída de la base de datos internacional Hope Covid-19″. Según el artículo, existe una clara vinculación entre las tasas de mortalidad y la saturación de los centros sanitarios.

El trabajo, realizado por investigadores del Hospital Clínico San Carlos con la colaboración de la Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (FIC) y la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria, analizó 914 pacientes dados de alta, fallecidos o vivos en esas fechas en los hospitales anteriormente mencionados, comparando los resultados con estudios de China y Nueva York. Según informa FIC en un comunicado, la mediana de edad en Madrid fue de 67 años, siendo el 58,6% hombres. El 70% presentaron algún factor de riesgo cardiovascular. La mortalidad fue asimismo mayor entre los pacientes más mayores y con más comorbilidades que aquellos que superaron la enfermedad. Por otro lado, el perfil clínico entre los pacientes de Madrid y los pacientes chinos fue muy distinto, siendo en estos últimos más joven y sin apenas comorbilidades relevantes.

El perfil estadounidense, sin embargo, fue más parecido al madrileño. La tasa de mortalidad en los hospitales de Madrid fue fluctuando según la demanda asistencia, siendo mayor cuanto más carga asistencial existía (primera semana: 29,4%; segunda, 38,3%; tercera, 42,3%; y cuarta, 20,5%, después de alcanzar el pico en la curva pandémica local el 26 de marzo). Según FiC, el hecho de no haber alcanzado el pico de la pandemia en Nueva York en el momento del estudio es una de las causas de la diferencia de mortalidad con respecto al caso madrileño. El comunicado añade que la falta de protocolos en los hospitales madrileños al inicio de la pandemia y le desconocimiento de la enfermedad también impactó en las diferencias de mortalidad en los diferentes lugares.