El maltrato infantil puede estar relacionado con el desarrollo de enfermedad cardiovascular en la edad adulta

Las mujeres son especialmente propensas a sufrir estas patologías después de una infancia de abuso físico, sexual o negligencia, según una investigación.

El corazón no solo sufre emocionalmente ante una situación de maltrato físico en la infancia, sino que también lo hace como órgano. De ahí que, cuando esos niños crecen, tengan un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular (ECV), especialmente las mujeres, según sugiere una investigación internacional publicada en línea en la revista Heart. Estudios anteriores ya habían mostrado la relación entre una infancia de abusos y una mayor incidencia de enfermedades físicas y mentales, pero este es el primero, y el más grande hasta la fecha, que analiza la incidencia específica en ECV, enfermedad hipertensiva, cardiopatía isquémica y enfermedad cerebrovascular, y las diferencias por sexo y edad.

Para su estudio, los investigadores, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol analizaron las respuestas a un cuestionario de salud mental on line completado por 157.311 participantes del Biobanco del Reino Unido, una base de datos internacional de salud diseñada para mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de una amplia gama de enfermedades graves y potencialmente mortales. Las personas seleccionadas tenían información sobre abuso físico, sexual o emocional, o negligencia emocional o física. El abandono emocional fue el tipo más común de maltrato infantil (22,5%), seguido del abuso físico en los hombres (21,1%) y el abuso emocional en las mujeres (17,9%). El análisis de los resultados mostró que todos los tipos de maltrato estaban asociados con un mayor riesgo de ECV e hipercinesia (aumento de movimientos involuntarios del cuerpo o partes de él, como tics, temblores o convulsiones) en ambos sexos, pero todas las formas de maltrato eran más prevalentes en las mujeres, excepto el abuso físico, que era más frecuente en los hombres.

Maltrato, en femenino y plural

Otra de las conclusiones fue que las mujeres también son más propensas a experimentar un mayor número de tipos de maltrato infantil: el 4,6% de las mujeres experimentaron cuatro o más tipos de maltrato, en comparación con el 2,7% de los hombres. La prevalencia del maltrato infantil disminuyó con el aumento de la edad, a excepción del abuso sexual en los hombres, que no varió, y el abandono físico, que aumentó en todas las categorías de edad. Los participantes más jóvenes también informaron un mayor número de tipos de maltrato, especialmente mujeres. La aparición de cualquier ECV fue del 54,3% en los hombres y del 40,3% en las mujeres, y todos los tipos de ECV fueron más comunes en los hombres.

“Todos los tipos de maltrato se asociaron con un mayor riesgo de ECV tanto en hombres como en mujeres, con asociaciones más fuertes en los últimos y en los participantes más jóvenes, pero algunas diferencias de edad desaparecieron cuando solo se consideró la ECV de inicio temprano”, explican los investigadores. “Se necesitan intervenciones que mejoren los efectos negativos del maltrato infantil, así como una mayor comprensión de las vías que vinculan el maltrato infantil con las ECV y si difieren según el sexo, los tipos de maltrato y los tipos de ECV”, concluyen.

Las causas

Pero, ¿por qué se produce esta asociación? Varias investigaciones han mostrado que vivir en un ambiente familiar violento durante la infancia está asociado con la adopción de hábitos poco saludables, como el sedentarismo, una alimentación negligente (basada en comida “basura”) y un deficiente soporte emocional. Estas circunstancias suelen conducir a sobrepeso y obesidad, tabaquismo y mayores tasas de ansiedad, estrés y depresión: factores de riesgo para el desarrollo futuro de una enfermedad cardiovascular.