Melilla estudia solicitar el estado de alarma ante aumento de casos de Covid-19

El aumento de casos de Covid-19 en los últimos quince días ha hecho que el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla, a petición del consejero de Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, haya anunciado hoy que va a estudir solicitar la declaración del estado de alarma en la ciudad no con fines de confinamiento, sino “como paraguas legal” para adoptar medidas para controlar la transmisión del Covid-19 ante el incremento de casos que están registrando. Así lo ha manifestado hoy el consejero que ha hecho hincapié en que la situación epidemiológica en Melilla es “realmente preocupante y compleja” porque en 15 días ha pasado de ser la región española con el “mejor comportamiento en la transmisión del virus, a estar por encima de la media nacional en cuanto a la incidencia acumulada por cada cien mil habitantes”.

Mohamed Mohand ha precisado que hoy se han incorporado 25 nuevos casos que elevan la cifra a 362 casos activos por Covid de los que 14 permanecen hospitalizados, dos de ellos en la UCI. Según ha explicado, los 362 casos positivos se reparten en un 44 % en mujeres y un 56 % en hombres, y en la franja de los 15 a 29 años se localiza el 35 % de positivos, lo que supone 136 del total de activos. En la franja de 15 a 39 años se ubicaría el 50 % de los casos activos y entre los 15 a los 59, el 75 por ciento de los casos, señala el consejero, que indica que las personas que son hospitalizadas o en UCI se encuentran en la franja entre los 60 y los 84 años.

Tres son los brotes que más preocupan: el del centro penitenciario con ocho casos, el de la Jefatura Superior de Policía con 18 activos y 63 contactos y de forma especial el del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), con 57 positivos y 317 contactos.

Además, hay 15 brotes en la ciudad que aglutinan a 183 casos positivos y 1.030 contactos directos que se han dado, por lo general, en el entorno familiar a través de la transmisión comunitaria, y que el origen se encuentra en la reapertura de las comunicaciones marítimas y aéreas.

El consejero ha manifestado que, al haberse complicado la situación actual, son precisas “medidas contundentes y proporcionadas que deben ir destinadas a la reducción de la movilidad en el territorio de Melilla y la limitación de la reunión de personas en espacios públicos y privados”.

Además, ha precisado que previamente la ciudad “tiene que pedir la declaración del estado de alarma en Melilla, no como medida de confinamiento, sino como paraguas legal que permita a la autoridad sanitaria poner en marcha las medidas oportunas para controlar la transmisión del virus”.

Esta propuesta se la ha trasladado al presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, y tendrá que ser debatida en Consejo de Gobierno y en la Comisión de Seguimiento de la Covid-19, y aunque no hay fecha para estas convocatorias, sí que será “lo antes posible”.