Investigadores españoles descifran el vínculo entre la hipertensión arterial y la Covid-19

Un estudio revela que es la comorbilidad más frecuente en el paciente hospitalizado por el virus

La hipertensión arterial es la comorbilidad más frecuente en el paciente Covid-19 (en el 50,9% de los casos) y que se asocia a un mayor riesgo de mortalidad que cualquier causa en el paciente con este coronavirus, independientemente de otras comorbilidades, sexo y edad. Así lo acreditan los resultados de una reciente investigación vinculada al registro clínico SEMI-Covid-19, de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

El objetivo de dicha investigación era, por un lado, comprobar si la hipertensión representaba un factor de riesgo independiente de muerte en pacientes hospitalizados con SARS-CoV-2 o si, por el contrario, su elevada prevalencia simplemente reflejaba la edad avanzada de la mayoría de los pacientes.

Por otro lado, buscaba examinar el efecto que el tratamiento antihipertensivo anterior al ingreso con inhibidores de la ECA y antagonistas del receptor de la angiotensina II (ARA2) -los antihipertensivos más utilizados- podía tener sobre estos pacientes, a raíz especialmente de un estudio especulativo, publicado al inicio de la pandemia en una revista de elevado impacto, que sugirió que estos fármacos podían potenciar la susceptibilidad y/o gravedad de la infección por SARS-CoV-2.

Según informa la SEMI, el estudio revela que el tratamiento previo con fármacos antihipertensivos de este tipo, en comparación con otros medicamentos, no altera los resultados en pacientes hipertensos y que los pacientes tratados con bloqueadores de los receptores de angiotensina II (ARA2) presentaban el menor riesgo de mortalidad por todas las causas de todos los antihipertensivos.

El estudio revela además que la mortalidad aumentó en pacientes que no continuaron su tratamiento previo con fármacos IECA/ARA2 durante su estancia hospitalaria. Dicha investigación, que acaba de ser publicada en el Journal of Clinical Medicina, está firmada por 25 internistas y ha analizados datos de 12.226 pacientes con infección confirmada por SARS-CoV-2 de 150 hospitales, reclutados entre el 1 de marzo y el 24 de junio, y con una edad de entre 18 y 106 años.