¿Cómo afecta la diabetes a la visión y a la salud bucal?

Ser diabético dispara el riesgo de sufrir glaucoma, cataratas y periodontitis

El 30% de las personas con diabetes tienen problemas de visión, como cataratasServicio Ilustrado (Automático) FUNDACIÓN IMO

Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una patología que no resulta baladí, ya que se trata de la cuarta causa de muerte en los países desarrollados según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, la diabetes se convierte en uno de los factores de riesgo más importantes frente a la Covid-19, lo que empeora el pronóstico de las personas que se contagian por el SARS-CoV-2.

Las secuelas que deja la diabetes en el organismo son muchas. Está demostrado que la diabetes duplica el riesgo de padecer problemas auditivos, pero eso no es todo, ya que también es una de las causas de los problemas oculares más severos. En este sentido, según datos del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO), se trata de una enfermedad que afecta a 6 millones de españoles, 387 millones de personas en el mundo. De ellos, el 40% no es consciente de padecer diabetes y el 30% (1,6 millones) tiene problemas de visión. Por esto último, resulta clave detectar a tiempo sus signos y síntomas y prevenir, en la medida de lo posible, los problemas oculares derivados.

La diabetes es una de las causas de los problemas oculares más severos. Según un informe del CGCOO, las personas diabéticas tienen un riesgo más alto de padecer ceguera (el 16% de los españoles ciegos lo es por causa de esta enfermedad) y problemas visuales como glaucoma o cataratas, que son un 40% y 60%, respectivamente, más comunes entre las personas que sufren diabetes. Por ello, desde el CGCOO reiteran la importancia de tomar conciencia de que la detección temprana y el tratamiento adecuado pueden prevenir la pérdida de visión y reducir el impacto de la diabetes en los pacientes con patologías crónicas, en particular, y en la sociedad, en general. No en vano, según se desprende de los datos que manejan, la mitad de las personas ciegas por complicaciones de la diabetes nunca ha acudido a revisar su visión.

Problemas de visión derivados de la diabetes

La retinopatía diabética (RD) y el edema macular diabético (EMD) son las complicaciones oculares más habituales de los diabéticos. Es más, la primera de ellas está considerada la principal causa de ceguera en la edad laboral, hasta a un 65% de los pacientes con diabetes tipo 1 y entre un 20% y un 25%, en el tipo 2.

En la mayoría de los casos, estas complicaciones se derivan de la falta de prevención, algo que se solucionaría mediante las oportunas revisiones visuales periódicas. Y es que, aproximadamente, el 26% de los pacientes con diabetes tipo 1 y el 36% de los de tipo 2 nunca han sido sometidos a una exploración minuciosa de fondo del ojo, la prueba más importante para detectar un problema de visión derivado de la diabetes. Así, los expertos recuerdan que una detección temprana eficaz permite mejorar considerablemente la calidad de vida del paciente diabético y mantener su productividad, evitando o retrasando las complicaciones de la diabetes que podrían afectar a su capacidad laboral.

Prevención en el dentista

La relación entre diabetes y enfermedades periodontales es bidireccional, ya que ambas enfermedades se influyen mutuamente. Una peor salud periodontal puede incrementar el riesgo de aparición de diabetes y perjudica el control glucémico de las personas que ya tienen esta enfermedad, favoreciendo el desarrollo de sus complicaciones; de manera análoga, una diabetes mejor controlada puede reducir el riesgo de desarrollar o agravar enfermedades de las encías.

Teniendo en cuenta esta relación entre las enfermedades de las encías y la diabetes, las clínicas dentales son un lugar ideal para la evaluación del riesgo de sufrir esta enfermedad metabólica. A ellas acude una gran proporción de la población, facilitando la identificación temprana de signos que alerten de la existencia o del riesgo de desarrollo futuro de diabetes; con la consiguiente puesta en marcha de iniciativas de promoción de la salud, prevención y tratamiento. En lo que respecta a las personas con diabetes ya diagnosticada, se sabe que presentan una susceptibilidad elevada a la periodontitis, así como que el tratamiento periodontal contribuye a mejorar el control glucémico, particularmente en aquellos pacientes mal controlados.

Por todo ello, los expertos coinciden en el papel trascendental de la consulta dental en la identificación del riesgo de sufrir diabetes. Buen ejemplo de ello es el estudio DiabetRisk, un trabajo pionero promovido desde la Fundación SEPA, dirigido desde el Grupo de Investigación ETEP de la Universidad Complutense de Madrid y realizado con el apoyo de Sunstar, que analiza la eficacia de un protocolo para evaluar el riesgo de padecer diabetes (y prediabetes) no diagnostica desde la clínica dental. Se estima que el uso generalizado de este protocolo en todas las clínicas dentales podría contribuir a identificar personas en riesgo sufrir de diabetes todavía no diagnosticada, para que posteriormente el personal médico pueda confirmar (o no) ese riesgo, y así diagnosticar de forma temprana la diabetes en miles de personas cada año en España.