Las algas y el microbioma intestinal

El Dr. Domingo Pérez León es médico asesor de mundonatural

Plato de Algas
Plato de AlgasCipriano PastranoLa Razón

Las algas son una buena fuente de proteínas. Las algas rojas son las que más destacan en este sentido, con un contenido proteico de hasta un 47% de su peso en seco. Las algas verdes contienen una cantidad moderada de proteínas (9-26%), y las algas pardas son las que tienen una menor proporción (3-15%) respecto a su peso en seco.

Además contienen grandes cantidades de fibra. Según la especie de alga, entre un 25% y un 75% de su peso en seco consiste en fibras. La mayor parte de ellas (50-85%) son solubles en agua. Un tipo de fibra importante presente en las algas son los polisacáridos. Como prebiótico, este tipo de fibra es beneficioso para modular el microbioma intestinal, por lo que puede favorecer una buena salud .

La presencia de yodo en las algas también puede constituir un complemento muy bienvenido para la dieta. Un gran número de investigaciones científicas llevadas a cabo en las últimas décadas muestran que las algas ofrecen un amplio abanico de propiedades beneficiosas para la salud de las personas. Por ejemplo, su consumo protege contra las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, la obesidad y la diabetes.

Asimismo, en estudios con animales se ha demostrado que las algas pueden influir positivamente en el tamaño y la diversidad del microbioma, y pueden aumentar la microbiota beneficiosa del intestino. De funcionar del mismo modo en el caso de las personas, esto último podría ser particularmente interesante para fomentar la salud y quizá evitar la aparición de enfermedades.