«Mi misión es mantener con vida al piloto hasta que llegue al hospital»

Ángel Charte Director médico del Servicio Médico Quirónsalud de MotoGP y jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitari Dexeus, en Barcelona

Ángel Charte
Ángel Charte FOTO: QuironSalud QuironSalud

1. ¿Cuáles son las dolencias más típicas del motorista, no por caerse sino por el hecho de ir en motos tan potentes? ¿El síndrome compartimental en brazos o quizá problemas de espalda?

Lo más típico del motociclismo en cuanto a dolencias no traumáticas suelen ser grandes contracturas. El síndrome compartimental es el más frecuente. Las lesiones de espalda son pocas, el piloto está muy acostumbrado a acoplarse a la moto y está físicamente muy preparado. Hay muchas sobrecargas musculares pero se tratan a diario y no son invalidantes.

2. ¿Qué entrenamiento físico llevan a cabo estos profesionales para poder competir a estos niveles (espalda, vista...)?

Estos profesionales de motor, antes de llegar a la máxima categoría, ya vienen de competir en otros campeonatos, por lo que llevan una preparación física potente desde sus inicios. La mayoría mantienen una estructura deportiva muy exigente y muy bien estructurada, aparte de una dieta alimenticia ajustada a sus necesidades y fisioterapia continua. Antes de que inicie la temporada, les sometemos a estudios médicos a nivel neurológico, cardiológico, metabólico y oftalmológico.

3. ¿Qué es más común entre los pilotos de MotoGP, padecer una gripe o sufrir una fractura?

Lo que más tratamos son fracturas o dolencias por caídas o por los duros entrenamientos. Es verdad que, como pasamos muchas horas juntos como una gran familia, siempre hay patologías banales como en toda la comunidad. Son igual que cualquier persona.

4. Como médico de MotoGP, ¿qué lleva siempre a mano?

Mi maletín farmacológico y de reanimación cardiopulmonar (RCP). Y, por supuesto, mi fonendo, que siempre va conmigo a todas partes.

La evacuación del motorista se hace por vía terrestre o aérea según su patología o gravedad

5. ¿Cuáles son las enfermedades oculares de los pilotos durante el desarrollo de su profesión y de mayores? (¿tensión, glaucoma?)

No tengo registros. En los diez años que llevo en el mundial desconozco patologías secundarias al mundo del motor. Debido a la gran carga de adrenalina que tienen los motoristas sí que se ha observado que el ojo sufre ciertas alteraciones de fijación del campo visual. Lo estamos trabajando con la unidad de oftalmología del mundial, que lidera SIFI.

6. Usted puso en marcha el primer hospital móvil en circuito. ¿En qué consiste?

Nosotros pusimos en marcha la unidad de intervención inmediata de MotoGP, a raíz del luctuoso accidente de Marco Simoncelli. En esta unidad tratamos politraumáticos severos en el que nuestra misión es estabilizar al piloto y mantenerlo con vida hasta que llegue al hospital de referencia. Buscamos la estabilidad hemodinámica y vía aérea. Y luego, lo que digo siempre, puede haber lesiones incompatibles con la vida, pero nuestra misión, y así lo hemos hecho hasta el día de hoy, es evacuarlo con vida.

7. Si un motorista tiene un accidente ¿de qué medios disponen para intervenir in situ para atenderle?

En un accidente grave se inicia el protocolo de bandera roja, marcada por Race Control, y la salida de los coches Omega 1 y Omega 2, que son los dos coches de intervención inmediata y de cuidados intensivos en piloto policrítico severo. Ambos están situados en zonas estratégicas de la pista y equipados con todo el material necesario para la intervención. Una vez llegamos al tramo donde ha sucedido el accidente, los Omegas aplican el protocolo del paciente politraumático, que no se trata de dar un diagnóstico sino de proporcionar las máximas garantías de vida del piloto. Se basa en una exploración del piloto, así como la liberación de la vía aérea, la estabilización hemodinámica y la revisión de las posibles lesiones que pueda tener. Omega 0 sería yo y llego pocos segundos después. Coordinamos la aplicación del protocolo y procedemos al traslado por vía aérea o terrestre, según la patología y gravedad del piloto, así como del centro médico o del hospital de referencia del circuito. Mi equipo está compuesto por dos médicos y dos paramédicos de emergencias, anestesia o cuidados intensivos, además de los paramédicos especialistas en manejo de politraumáticos severos.

8. ¿El tiempo de intervención entiendo que es crucial?

Es lo más importante. Una vez que se activa la bandera roja, los dos coches omegas tardan entre 30-40 segundos en llegar a la zona del accidente. Poco después llego yo, y es en ese momento cuando le estabilizamos y le evacuamos.

9. Además de los coches medicalizados, tienen acuerdo con hospitales en cada país. Allí ¿usted va o se ha de quedar en el circuito?

Tenemos un hospital de referencia en cada país, cerca del circuito. Mi misión es la evacuación. Tengo la responsabilidad sobre todos los pilotos. Cuando lo evacuamos, dependiendo de la gravedad y patología, me desplazo al hospital que corresponda con él, no para actuar sino para acompañar, controlar y coordinar su evolución hasta su alta.

10. Lleva usted ya diez años en los circuitos. ¿Cómo lo compagina con la dirección del Servicio de Medicina Interna de un hospital de primer nivel como Dexeus?

No es fácil pero el Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Dexeus es un equipo muy jerarquizado en el que no me supone ningún trastorno combinar ambas cosas. Es de agradecer que el Grupo Quirónsalud me permita compaginar las dos funciones. Estoy en conexión permanente con mi equipo y mis médicos. Confío plenamente en ellos.