La Gomera inicia un simulacro de rebrote con la “app” Radar-Covid

Participarán de forma voluntaria 3.000 personas y se espera un contagio virtual en 300 de ellas. Si funciona, se extenderá su uso al resto del país

Coronavirus.- La 'app' de rastreo de la Covid-19 en La Gomera se aplicará en la capital de la isla
San Sebastián de La Gomera CABILDO DE LA GOMERA (Foto de ARCHIVO) 06/09/2019 CABILDO DE LA GOMERA

Un escenario real, pero recreando un contagio ficticio por Covid-19. El lunes comenzó el monitoreo en La Gomera de un supuesto rebrote de coronavirus en el que participarán de forma voluntaria 3.000 personas y del que se espera un contagio virtual en 300 de ellas. Una aplicación móvil que simulará una infección y que, de probar su eficiencia después de tres semanas de uso, se podría aplicar en todo el país a partir del mes de septiembre.

Entre cafés y desayunos, uno de los protagonistas este martes en el restaurante El Pajar de San Sebastián de La Gomera fue Radar Covid, la aplicación móvil presentada en la isla canaria por parte del Ministerio de Sanidad y el Gobierno de Canarias. Fue precisamente en esta isla donde hace más de tres meses se detectó el primer caso en el país. Ahora, aquí mismo se comprobará de forma experimental si una aplicación de este tipo tiene aceptación y suficiente número de descargas como para ser un indicador fiable de cara a futuros rebrotes. “La gente está muy animada. Todos los que han venido, 20 o 30 personas durante la mañana, me han dicho que se la van a bajar”, nos cuenta Miguel, dueño del local.

Mientras algunos teorizan sobre si servirá para tener a todos más controlados, más allá de la broma, la suspicacia o el nerviosismo en sí, los clientes empezaron a entrar a sus móviles en busca de la comentada aplicación. “Dicen que es fácil y rápido, yo tengo el teléfono de la manzanita y todavía el sistema no está listo, pero los que tenían android se la estaban bajando sin problema”, añade mientras sigue atendiendo comandas tras la barra.

La app necesitará tener siempre activo el bluetooth para que los móviles se saluden entre sí y puedan compartir información, por lo que uno de los inconvenientes es que la batería puede durar menos. A pesar de eso, la palabra más repetida entre los gomeros este día ha sido ‘seguridad’, como la razón por la que muchos de ellos no dudarán en descargarla. De hecho, después de lo visto entre sus clientes Miguel pondrá a la entrada del restaurante un papel para animar a que se la descarguen a los que aún no lo han hecho.”Yo creo que seremos más de 3.000 personas las que participaremos, al final es por la seguridad de todos”.

Así también lo piensa Tania, una joven peluquera de 24 años de San Sebastián de La Gomera. “Nunca se sabe, a lo mejor una persona que está delante de mí lo tiene y no presenta síntomas, así que lo haré para proteger a los más mayores de mi familia”. Nos cuenta que algunos de sus clientes tienen dudas. “Dicen que si será un fracaso, o que no les da confianza porque habrá gente que mienta cuando en realidad lo tiene, o cosas así”. Entre cortes y peinados les da su opinión. Al final, el boca a boca entre ellos, y sin quererlo, convierte a los vecinos en auténticos promotores inspiradores de confianza.

Para Jacques Bulchand, profesor de Emprendimiento y Turismo Digital de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria la trazabilidad de contactos a través de un sistema móvil no tiene que suponer una invasión de la privacidad ya que no se trata de un sistema de geolocalización. Al estar basada en los protocolos de Google y Apple es una herramienta descentralizada. “Solo los teléfonos hablarían entre ellos con un identificador que no va a asociado a ti ni a mi, sino a los propios dispositivos”, dice.

Solo llegaría un mensaje diciendo que un teléfono se ha cruzado con otro cuyo propietario ha dado positivo y que se recomienda acudir a un centro de salud o hacer algún tipo de cuarentena. “La app no sabe si cuando estaba hablando contigo llevaba o no la mascarilla puesta, o si entre nosotros había una mampara de metacrilato. Los epidemiólogos dicen que hay que atacar la enfermedad por un montón de sitios y éste creo que es uno más”.

App y vuelos piloto: Canarias como laboratorio turístico

Maricel Darias es la directora general del Parador Nacional de La Gomera. Asegura que las dimensiones y las particularidades del territorio permiten que se pueda poner en marcha cualquier iniciativa de este tipo.

La isla es pequeña y la población está muy concienciada, no solo por los pocos casos que ha habido, sino porque son conocedores de la alta dependencia que se tiene del turismo. Ella misma, en lo personal, piensa usarla. “Desde que esté operativa lo haré y pondremos un cartel en la recepción para que los clientes se animen a hacer lo mismo, ya que es algo voluntario”. No le preocupa el debate suscitado por la supuesta desprotección de los datos personales. “Es como cualquier aplicación, algunas te dan más garantías que otras, pero a mi ésta me da confianza sabiendo de dónde parte, de que es algo oficial”.

Canarias se está ubicando como un laboratorio turístico en tiempos de pandemia. Ha ido por delante, no solo en la desescalada, sino también en el control de los primeros casos

poniendo en cuarentena un hotel cuando parecía algo descabellado, pero también al ponerse en marcha en una de las islas Radar Covid. Además de la aplicación móvil, en los próximos días llegará al archipiélago un vuelo piloto con turistas libres de coronavirus y que traerán consigo un pasaporte sanitario digital. En él deberán certificar previamente los resultados negativos de los que finalmente viajen y que habrán sido realizados 72 horas antes del vuelo. No podrán participar en este experimento los que hayan dado positivo. Una vez en Canarias podrán comprobar las medidas de seguridad, los protocolos que se llevan a cabo en hoteles y restaurantes, así como en centros turísticos y vivir la experiencia vacacional con las garantías de que están en un destino seguro.

Aplicaciones móviles, vuelos pilotos o pasaportes digitales que suponen una opción más en tiempos de crisis sanitaria, pero también de recuperación económica.