Los jóvenes principales contagiados y contagiadores

Tras el estado de alarma, se han registrado más de 200 brotes. Las CCAA se centran en el seguimiento de enfermos y sus contactos.

Aprobados en Selectividad, que no en responsabilidad. Fiesta en Córdoba con alumnos y profesores. 400 en total. Se disparan los positivos. Los jóvenes, que se creían intocables, que las recomendaciones no van con ellos, son ahora los principales contagiados... y contagiadores para gente que sí puede morir. “Lo que no quiere decir que algunos de ellos no tengan que ser hospitalizados. Algunos de ellos pueden tener cuadros realmente graves”, apunta Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. La relación causa-efecto, clara. No-Fiestas en Ordizia... brote. No-Fiestas de San Juan, Burela, brote... No-Fiestas de San Fermín, Pamplona, brote... Pero no hace falta tanta gente para transmitir la enfermedad. “Hay que ir con mucho cuidado con las comidas y celebraciones en el ámbito familiar. Porque de ahí viene el 45% de los brotes”, afirma el ministro de Sanidad, Salvador Illa. No por ser más conocido me contagia menos. 41 positivos tras una boda en Tudela. Precaución. Y más si se está en un centro sanitario. Brotes hospitalarios prácticamente seguidos. Y más que a enfermos, afectaron a trabajadores. Concentración, espacios cerrados y tiempo de exposición... Cóctel complicado. Peligroso si sumamos la precariedad. Hasta el punto de que los temporeros han protagonizado buena parte de los brotes en distintos puntos de España. Ni el aire libre ni el calor es sinónimo de inmunidad.