Madrid consiguió tener 5.000 camas disponibles más en menos de 15 días

Un trabajo científico ha analizado la respuesta de hospitales públicos y privados de la Comunidad de Mardrid en la primera ola de la pandemia

Imagen del hospital habilitado en Ifema en marzo de 2020 para atender a los pacientes de Coronavirus
Imagen del hospital habilitado en Ifema en marzo de 2020 para atender a los pacientes de CoronavirusSERGIO PEREZREUTERS

Se trata de una de las principales conclusiones del primer estudio científico publicado hasta la fecha en el que se analiza la capacidad asistencial de la red asistencial de hospitales públicos y privados de Madrid (30 en total) para hacer frente a la primera ola de la pandemia de Covid-19.

Entre el 18 de marzo y el 2 de abril de 2020, la red hospitalaria de la Comunidad de Madrid (CAM) tuvo que hacer frente a la mayor crisis registrada hasta la fecha. En esos 15 fatídicos días, el número de pacientes hospitalizados aumentó en un 155% en las Unidades de Cuidados Intensivos (Ucis) y en un 200% en las no UCI. Como es bien sabido, Madrid fue la región que vivió las consecuencias más dramáticas en la primera ola, no solo en comparación con el resto de comunidades, sino en el contexto europeo.

Ahora, por primera vez, se publica un trabajo científico, «Flexibility and Bed Margins of the Community of Madrid’s Hospitals during the FirstWave of the SARS-CoV-2 Pandemic», en el que se analiza la respuesta dinámica de los hospitales públicos y privados en términos de camas disponibles (camas con personal e infraestructura para recibir pacientes) y ocupadas.

Más camas en la Comunidad de Madrid

El estudio muestra que los hospitales públicos y privados de la Comunidad de Madrid lograron incrementar el número de camas disponibles de 18.692 el 18 de marzo hasta 23.623 el 2 de abril de 2020. Es decir, que en el pico de la ola, con una ocupación superior al 90% y cuando la capacidad en muchos hospitales estaba agotada, el temor a que la demanda siguiera creciendo hizo que los centros lograran tener disponibles de casi 5.000 camas más en el plazo de 16 días.

Unos datos de gran utilidad para evaluar cómo funcionaron los recursos asistenciales en una situación de presión máxima, que hasta ahora ninguna institución pública o privada había analizado con la minuciosidad y rigor de esta investigación, que se ha publicado en la revista científica «The International Journal of Environmental Research and Public Health».

En esencia, el análisis realizado trata de dar respuesta a preguntas clave cómo durante cuántos días puede dar respuesta la red hospitalaria de la Comunidad de Madrid a una demanda de camas disponibles, con una ocupación alta o cuál es el máximo número de camas que se pueden ofrecer en este tiempo.

Atendiendo dos criterios, el margen de cama propuesto y los índices de flexibilidad, los resultados muestran que la CAM pudo aumentar el número de camas de UCI disponibles con una tasa de al menos 61 camas al día durante 10 días.

Instituciones vulnerables

«Contrariamente a la creencia popular, los hospitales son instituciones complejas pero vulnerables. Esta vulnerabilidad se debe principalmente a tres factores.

En primer lugar, que se trata de centros altamente dependientes de suministros externos, como son los equipos de protección personal y los reactivos de laboratorio. En segundo lugar, que el personal clave es altamente especializado y no es fácil de aumentar o reemplazar; y, en tercer lugar, que su infraestructura (camas, consultorios médicos, equipamiento médico, etc.) está dimensionada para atender una variedad de patologías y un número máximo de pacientes.

Por tanto, una variación modesta en el volumen de ingresos, como ocurre cuando llega la gripe estacional, puede llevar al hospital más allá de sus reservas funcionales», señalan los autores de la investigación.