El cerebro de las madres: el video de Mariona Casas que arrasa en TikTok

La parodia de la tiktoker sobre el cerebro de las madres se hace viral llegando a más de 15 millones de reproducciones

Madre no hay más que una, pero parece que cuando nos ponemos a hablar de ellas tienen en común más de lo que pensábamos. Así lo ha querido representar Mariona Casas, la famosa tiktoker que hace de situaciones cotidianas, una parodia, consiguiendo así conectar con sus seguidores a través del humor.

Esta vez analiza a las madres, pizarra en mano. Para ser más concretos su cerebro, ese que parece que todas comparten como si fuera una unidad de datos. En el video, que se ha hecho viral , realiza un exhaustivo análisis compartiendo a través de la plataforma los sorprendentes resultados:

@marionacasas4

Ahora estudiaré a mi hermano😂

♬ sonido original - Mariona Casas

Empieza por “la paciencia, una gran reserva” que como bien explica, “con los años va reduciendo su capacidad sin posibilidad de regenerarla” . Un gran espacio de su cabeza queda reservado para “el radar de las cosas perdidas”. Necesario para poder hacer frente a la mítica pregunta de los hijos: “¿Mamá y mi (cualquier objeto que te pertenezca)...? A la que todas responden lo mismo: “En tú armario (un sitio), búscalo, como vaya yo y lo encuentre”. Una frase adquirida por las madres cuyo origen todavía se desconoce.

Pasamos al espacio del cerebro de la “hipersensibilidad a los aires acondicionados o a las ráfagas de aire en los restaurantes” , rasgo completamente incompatible con hijos calurosos en pleno invierno, donde la negociación para las tres capas de abrigo, el polar, la bufanda y los guantes, no es una opción.

La “zona o más bien el minúsculo hueco asignado al descanso y el sueño”. Nadie ha conseguido entender su superpoder para despertarse a las siete de la mañana sin ningún tipo de despertador. Su reloj biológico se encuentra todavía en investigación. A esto le acompaña el “bote de las reservas de ganas de hacer ruido los fines de semana muy pronto”. Todavía les cuesta entender que ese reloj biológico no lo tiene desarrollado el resto del domicilio, siendo el objetivo de los fines de semana descansar, no pasar el aspirador al lado de la puerta de tú habitación a las 7 de la mañana.

La alarma del mal tiempo, que como bien traduce Mariona: “Cuando te dicen lleva paraguas”. Créetelo, porque “es un espacio que se desarrolla cuando las madres dan a luz”. Pasamos a la única característica de su cerebro que no tiene implementada, “el almacenamiento de sus contraseñas”. De lo cual, dice la tiktoker que, se tienen que hacer responsables los hijos, “a pesar de que nunca recibieron tal información”. Las próximas generaciones de madres posiblemente vendrán con esta mejora.

Pasamos a otro de los famosos radares que ha ido evolucionando hasta la actualidad: “cuando uno llega de fiesta sin apenas hacer ruido, aunque parece que ellas estén durmiendo…¡mentira!, se les activa y registra la hora de llegada”. Dato que, por cierto, queda almacenado para usarse cuando menos te lo esperes, generalmente para discusiones en las que vayas perdiendo y se utiliza como remate final.

Seguimos con la parte denominada como “obsesión por los pies descalzos, el pelo mojado, y el cuello destapado”, que siempre será la razón por la que estés enfermo, da igual el tipo de enfermedad que sea. El espacio reservado a la “pasión por los mensajes de buenos días y buenas noches que mandan por WhatsApp”, que va desarrollándose y ganando espacio una vez los hijos se van haciendo mayores y se van al extranjero.

Finalmente llegamos al “don de mover tus cosas de sitio sin que se lo pidas, o directamente te lo tiren sin permiso”. ¿La razón? La tiktoker, al igual que nosotros, la desconoce. Madres… ¿Qué haríamos sin ellas?.